domingo, 28 de agosto de 2016

Medianoche en París, de Woody Allen

  
La ciudad nos envuelve largamente,
como una noche dolorosa.
A nuestro lado ruedan los camiones
como brujas agónicas.
Una campana se queja a lo lejos desesperadamente.
Algún campanero irascible le estará golpeando el corazón.
Caminemos.
Olvídate del mundo.
Piensa solamente en lo que llevas piel adentro
y sabrás qué dulce y qué sabroso es, de pronto, vivir.

Jorge Debravo (“Campanas”)

Medianoche en París (Midnight in Paris) es un cuento de hadas, el film más concientemente infantil de toda la obra de Woody Allen. Un cuento suave y etéreo que se acaba en un suspiro, que disipa cualquier conflicto a velocidad de varita mágica para entregarnos finalmente la sonrisa del príncipe ante su deseo cumplido. Y como niños nos quedamos con ganas de más y queremos que venga otra vez la carroza que nos lleve de parranda con nuestros ídolos del arte. Y como adultos tomamos prudente distancia y nos sentimos un poco frustrados porque sabemos que la fábula es demasiado ingenua, principalmente porque resulta evidente cuál es la variable faltante en este ejercicio de añoranza de épocas doradas: la Historia. A simple vista, es cierto, la trama parecería no necesitarla, pero luego ocurre algo curioso: esa ausencia termina cobrando fuerza, justamente porque se instala como inevitable fuera de campo, el lugar en donde las hadas son espantadas por el horror. Allen abre la ecuación para el espectador.

Vayamos a una escena puntual, aquella en la cual Gil (Owen Wilson) visita junto a Ernest Hemingway la casa de Gertrude Stein, en donde conoce a Picasso y a Adriana (Marion Cotillard, magnífica en su sofisticada sencillez). Un quiebre se produce allí: fascinado con Adriana, Gil deja por primera vez de prestar atención a las celebridades de su entorno y se concentra en la muchacha. Los vemos a ambos entrar solos en una habitación mientras los demás personajes quedan detrás, casi perdidos en un rincón del encuadre. El efecto es extraño, porque como espectadores queremos seguir fisgoneando la rutina de esos genios que ahora quedaron momentáneamente relegados. Aunque sus cuerpos se nos escapen, algo alcanzamos a oír: Stein le dice a Hemingway que la editorial aún le debe una respuesta con respecto al último libro del escritor. En ese diálogo lateral los artistas se abocan al costado menos glamoroso del arte: la burocracia, los intentos fallidos, las frustraciones, las negociaciones, la industria cultural triturando la mística de la vida bohemia.

Es como si Allen estuviera explicitando en esta escena, en este desplazamiento, que en su fantasía no hay espacio ni tiempo para los detalles de lo real cotidiano. En los sueños de Gil no hay lugar para el tedio ni para el dolor social: en sus idealizados años veinte sólo se admiten los highlights (¿acaso en los sueños existen los tiempos muertos, los tiempos de la espera? ¿Acaso un sueño es otra cosa que un clímax detrás de otro?). Sí, es verdad, Hemingway en algún diálogo menciona la guerra y Zelda Fiztgerald amenaza con tirarse al Sena, pero esos momentos funcionan más como datos pintorescos de los personajes que como flujos de tensión. Si los personajes famosos del film se reducen a un puñado de rasgos básicos y reconocibles es porque provienen de la imaginación selectiva del protagonista, que sólo quiere recordar el rostro festivo (y estereotipado) del pasado. Nadie habla de la carga de tristeza que viene con el paquete, y este es el hueco que a nosotros nos toca completar con nuestros propios ecos y temores. Por otro lado, sospecho que confrontar a Gil con un hecho histórico concreto (una imagen de Hitler, por ejemplo) habría sido una opción demasiado fácil para empujarlo a preferir su presente. Pero ésta no es la idea de la película. Todas las peripecias que atraviesa Gil no tienen otro objetivo que hacerlo jugarse por su deseo más profundo, asumiendo lo único que siempre llevó “piel adentro”, ya fuera en la vigilia o en el país de las maravillas. Escribir, París, el amor sincero. Anclas para el hoy. Gil nunca pretendió mudarse al pasado, pero aprovechó para descubrir otras ansiedades y beber de las vehemencias tan admiradas. El viaje en el tiempo le permitió encontrar, sobre todo, el entusiasmo. Que no es otra cosa que el futuro.

jueves, 25 de agosto de 2016

Tal vez sea el mejor documental...

 
...en lo que va del milenio. Absolutamente imperdible. Un film durísimo, desolador, revelador. Se llama Homeland - Iraq Year Zero. Lo dirigió Abbas Fahdel. Fue parte de la programación de agosto del Malba, todos los domingos a las 19.30, y acaban de anunciar que seguirá en cartel durante septiembre.

La película dura cinco horas y media, y sé que eso implica un esfuerzo (se proyecta con un intervalo; la función termina a la 01). Les aseguro que vale la pena. Además, ese detalle, el del "tiempo invertido", se vuelve tan pero tan banal frente a todo lo que emana de la pantalla: todo ese dolor... toda esa vida. Es la historia de Irak. Su horror. Su cultura. La invasión. La guerra. Los chicos. Especialmente los chicos. Todo está ahí. Uno siente que ingresa por primera vez en ese mundo, porque nadie lo mostró ni lo mostrará nunca de esta manera, tan precisa y contundente. Y sí, salimos con el corazón hecho un trapo. Mudos. Pasmados. Pero se trata de una experiencia imprescindible. 

El crítico Roger Koza, que posibilitó el estreno del film en Argentina, publicó una serie de textos al respecto en su blog Con los ojos abiertos, incluyendo una excelente entrevista al director. (De todas formas, si deciden ver la película, sugiero leer las notas a posteriori).

Más información sobre la película y su exhibición en el sitio del Malba (Av. Figueroa Alcorta 3415).
 

jueves, 18 de agosto de 2016

Agosto - Cine argentino en el Colegio de Abogados

En agosto se vienen interesantes películas dentro del ciclo de Preestrenos 2016 organizado por el Museo del Cine en el Colegio Público de Abogados (Av. Corrientes 1441). 

Con entrada libre y gratuita, esta actividad -que se desarrolla durante todo el año- le permite al cinéfilo porteño acercarse a películas nacionales o extranjeras que tienen estreno programado para las próximas semanas. La sala tiene una excelente calidad de imagen y sonido, y en las funciones suele estar presente el director o el productor de la película del día para dialogar con el público luego de la proyección.

Todas las funciones comienzan a las 20 hs. 
Esta es la prgramación para este mes: 

Viernes 5/08
Agosto final, de Eduardo L. Sánchez (Argentina, 2016)
Este documental explora el desafío de Myriam Stefford, quien tenía sólo 26 años cuando decidió encarar, en 1931, el Raid aéreo de las 14 Provincias Argentinas. Sería el primer vuelo piloteado por una mujer que recorrería más de 10.000 kilómetros en cinco días, un riesgoso emprendimiento que pocas veces había llegado a buen término.

Viernes 12/08
Arreo, de Néstor “Tato” Moreno (Argentino, 2014)
Documental sobre la historia de Eliseo Parada y su esposa, puesteros trashumantes del sur de Mendoza. Deben enfrentar la amenaza que representa el "progreso" para su única fuente de sustento, y la incertidumbre de no saber por cuánto tiempo más sus propios hijos mantendrán esta tradición pastoralista, transmitida de generación en generación.

Viernes 19/08 
Sangre en la boca, de Hernán Belón (Argentina, 2016)
El director de la muy buena El campo, Hernán Belón, narra en su nuevo film la historia de Ramón Alvia, un boxeador profesional que ya tiene casi cuarenta años y está al final de su carrera. Su familia quiere que deje el boxeo, pero él se resiste y siente que aún puede continuar. Un día, en el gimnasio, Ramón descubre entre los jóvenes boxeadores a Deborah, una bella y joven mexicana. Con Leonardo Sbaraglia y Eva de Dominici. 

Viernes 26/08 
La luz incidente, de Ariel Rotter (Argentina, 2015)
Estupendamente interpretada por Erica Rivas y Marcelo Subiotto, La luz incidente se centra en Luisa, una mujer joven con dos hijas muy pequeñas, en pleno duelo debido a un accidente que le arrebató a su marido. Una noche, en una fiesta, Luisa conoce a un hombre que comienza a interesarse por ella. Es una película triste pero también elegante y enigmática, con una fotografía en blanco y negro muy delicada. La vi en el Festival de Mar del Plata el año pasado y la recomiendo mucho.

miércoles, 10 de agosto de 2016

Mr. Stevens


Lo que queda del día (The remains of the day),
film dirigido por James Ivory

viernes, 5 de agosto de 2016

El cofre


Han venido
a incendiar la edad del sueño.
Un adiós es tu vida.
Pero tú te abrazas
como la serpiente loca de movimiento
que sólo se halla a sí misma
porque no hay nadie.

Tú lloras debajo del llanto,
tú abres el cofre de tus deseos
y eres más rica que la noche.


Alejandra Pizarnik

(Fragmento del poema "Hija del viento")

En la imagen: la extraordinaria Sangue del mio sangue, película dirigida por Marco Bellocchio.  Muy arriba entre lo mejor de este año.

miércoles, 3 de agosto de 2016

Marcas


Lo que sigue es la trascripción de un fragmento de un diálogo entre el periodista Osvaldo Quiroga y el escritor Hugo Mujica en el ciclo “Otra trama”, de la Televisión Pública, emitido en diciembre de 2015. (Link al video completo).

Osvaldo Quiroga: ¿Cómo vivís el comienzo del siglo XXI? ¿Cómo vivís tanta injusticia, tanta violencia? Recuerdo que vos alguna vez dijiste que una cultura que no genera sentido, genera violencia. Y hay tanta violencia, tanta intolerancia, tanto desconocimiento del otro, tanta locura. ¿Cómo lo vivís vos?

Hugo Mujica: Violencia ha habido siempre, ¿no? Aunque no sepamos muy bien las proporciones. Pero a mí lo que me parece un especifidad de la violencia actual es su gratuidad. Siempre robaron, o robamos, pero ahora te robo y después te mato, gratuitamente.

O. Q.: Porque sí.

H. M.: Porque sí. O porque yo necesito dejar una marca. Porque la falta de sentido es tal, que de alguna forma yo tengo que dejar una marca. O me hago un tatuaje o le pego un tiro a alguien, algo que sea irreversible. Pero creo que también está esa idea de concretar el paso de uno, y eso es algo que a mí me está impresionando mucho. Esa necesidad que tiene la gente, en un mundo tan anónimo, en el que no pasa nada, de que pase algo. Puede ser desde la persona que te pone en Facebook “Estoy desayunando”, y otros ponen “Me gusta”, aunque en el fondo no importa, pero es una ilusión de participar en eso, hasta el que deja una marca, como te digo, en un crimen. Es la necesidad de sentirse vivo. El “Selfie” tiene mucho de eso: constantemente estoy documentándome.

O. Q.: Documentando que estoy. Aquí estoy.

H.M.: Y sí... porque no hay nada que me diga que me necesitan.

martes, 26 de julio de 2016

Nueva edición del FIDBA, con lo mejor del cine documental reciente

Desde ayer se está desarrollando la tercera edición del Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires (FIDBA), un espacio cuyo objetivo es exhibir las diversas formas en que el cine puede abordar la realidad, a través de una importante y diversa selección de películas y de una serie de actividades relacionadas con la producción, la investigación y la reflexión teórica en el ámbito del género documental. La programación incluye competencias internacionales de largometrajes, cortos y óperas primas, un panorama del cine nacional y una nueva edición de las secciones “Campus” y “DocLab”. Las proyecciones tendrán lugar en el Cine Gaumont, la Filmoteca Metropolitana, la Casa Nacional del Bicentenario y la Alianza Francesa. La muestra se extenderá hasta el jueves 4 de agosto. 

El FIDBA es organizado por el Observatorio-Fundación de Altos Estudios en Cine Documental y cuenta con el apoyo del Incaa, la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), el Grupo Octubre, el British Council, las Embajadas de Chile y Francia en Argentina y la Alianza Francesa, entre otras entidades.

El miercoles 27 de julio a las 19, en la Filmoteca Metropolitana, se realizará la apertura de la muestra con la proyección de Exilio, nuevo trabajo del notable realizador camboyano Rithy Panh. Exhibido en el último Festival de Cannes, el film de Panh ofrece su visión sobre el exilio como “un abandono, una soledad aterradora”. El FIDBA también ofrece seminarios a cargo de los realizadores José Luis Torres Leiva (Chile), Hernán Khourian (Argentina) y Everaldo González Reyes (México), así como a una masterclass de la productora Catherine Dussart, habitual colaboradora de Rithy Pahn. 

Las películas en la Competencia Internacional son: 

Atrapados en Japón, de Vivienne Barry (Chile)
Chicago Boys, de Rafael Valdeavellano y Carola Fuentes (Chile)
Dead ears, de Linas Mikuta (Lituania)
El debut, de Gabriel Olivares (España)
El padre, de Mariana Arruti (Argentina)
El paso, de Everardo González Reyes (México)
El presente (no existe), de Klaudia Kemper (Chile)
Liberation, the user’s guide, de Alexander Kuznetsov (Francia)
Liquid wonderworld, de Rachel Andersen Gómez (Noruega, Argentina)
Pizarro, de Simón Hernández (Colombia)
Presenting Princess Shaw, de Ido Haar (Israel)
This little father obsession, de Selim Mourad (Líbano)
Waiting for B., de Paulo Cesar Toledo y Abigail Spindel (Brasil)

Dentro de las películas argentinas que participan en la muestra, podemos destacar los siguientes títulos: Arreo, de Tato Moreno; Damiana Kryygi, de Alejandro Fernández Mouján; La calle de los pianistas, de Mariano Nante; Raídos, de Diego Marcone; Reina de corazones, de Guillermo Bergandi; y Solar, de Manuel Abramovich. 

Sedes: 
Espacio Incaa Km 0 - Cine Gaumont (Av. Rivadavia 1635)
Filmoteca Metropolitana (Sarmiento 2037)
Casa Nacional del Bicentenario (Riobamba 985)
Alianza Francesa (Av. Córdoba 946) 

Las entradas para todas las funciones son gratuitas. Para más información sobre las películas programadas y las actividades paralelas, consultar el sitio del FIDBA.

domingo, 24 de julio de 2016

Curva y futuro


Por Jacques Rivette* 

"Todas las grandes películas son crónicas. Y toda progresión dramática cede ante el orden de la simple sucesión temporal. Sólo algunos personajes, justamente los que se oponen y los que rechazan, son «dramáticos», e incluso a veces teatrales, pues sus ideas les habitan igual que sucede en el escenario; todos ellos quedarán finalmente deshechos, rotos, abandonados a la simplicidad. La «caracterización» no es la estilización o la creación de tipos, sino la búsqueda atenta y paciente de lo que permanece en una persona o de lo que es pasajero, instantáneo, transitorio: se trata de un desvelamiento de su curva y de su futuro que sólo puede conocerse por destellos, virutas de tiempo."


*Fragmento de una crítica del film Splendor in the grass, de Elia Kazan. (Publicado en Cahiers du Cinema, junio de 1962. Traducción de Francisco Algarín Navarro. Ir al texto completo)

domingo, 17 de julio de 2016

Lo primordial


"Crecer es -entre otras cosas- el trabajoso arte del desengaño. Pero seguir vivos es no olvidar ni renegar de nuestros asombros tempranos."

José Pablo Feinmann 
(en su libro "La filosofía y el barro de la historia")


Las imágenes pertenecen a Mossafer (The Traveler), maravillosa película de Abbas Kiarostami.

domingo, 10 de julio de 2016

Infinitos adioses para el maestro

 

Miles y miles de iraníes acompañaron hoy el féretro 
de Abbas Kiarostami durante el funeral en Teherán. 
Emocionante.

jueves, 7 de julio de 2016

Un traje oscuro


me oculto en la rutina       sonrío    reparto tarjetas
hablo con corrección     invento
el maniquí
para un traje oscuro y elegante    sólo yo oigo
en la rotura        separarse el hueso

Viktor Gómez

En las imágenes: un extraordinario juego de montaje en el film Il Conformista, de Bernardo Bertolucci.

miércoles, 6 de julio de 2016

Sujetar la furia


Moreira: Mi vida, ¿habrá alguna forma de pedirle perdón? 

Vicenta: ¿Por qué? 

Moreira: No sé. Por todo. Por la tristeza. Por no haber sabido sujetar la furia. O por esta soledad que ahora se viene.

Juan Moreira (Rodolfo Bebán) y Vicenta (Elcira Olivera Garcés)

Juan Moriera, de Leonardo Favio

martes, 5 de julio de 2016

Nuevas texturas


Por Jorge Carrión*

“Los mundos creados por las teleseries comienzan in media res, en el momento de crisis (de cambio) en que se inician todos los grandes relatos. No hay introducción. No hay previously on. No hay dramatis personae. El episodio piloto retrata a los personajes profesional y familiarmente, con su máscara (lo que quieren representar) desencajada, súbitamente violentados. Se ofrece tal como es a las pupilas del espectador, mediante cámaras que vacilan sobre el hombro del camarógrafo, en planos que vibran, a través de texturas que parecen sucias, en planos fijos que emulan los de las cámaras de seguridad. (…) Todo se retrata con la misma ilusión de verdad que encontramos en un documental y en el cine que ha incorporado su estética. Porque las teleseries persiguen la creación de un mundo. Sellan desde su inicio un pacto con el telespectador para que éste asuma que lo que está viendo es tan real y tan ficticio como la vida misma. Un mundo paralelo al que relacionarse desde la adicción.”

*Fragmento del estupendo libro “Teleshakespeare. Las series en serio”. (Editorial Interzona, Buenos Aires, 2014) 

Las imágenes pertenecen a Bloodline, serie de Netflix creada por Glenn Kessler, Todd A. Kessler y Daniel Zelman. La serie es excelente en muchos aspectos, aunque creo que lo que más me fascina es la lúcida extrañeza -a veces cercana a la abstracción- que infunden muchos de sus encuadres.

lunes, 27 de junio de 2016

Semana Bertolucci en Filmoteca

Hoy en "Filmoteca" comienza un ciclo dedicado al realizador italiano Bernardo Bertolucci, en el que podrán verse las mejores películas de la primera década de su carrera. Esta semana las presentaciones del conductor, Fernando Martín Peña, estarán acompañadas por el aporte del Roger A. Koza, excelente crítico de cine, investigador y editor del sitio "Con los ojos abiertos".

La Televisión Pública emite "Filmoteca" todos los días a la medianoche, aunque los horarios de inicio pueden variar entre las 0 hs y la 1. Conviene consultar la página web de canal 7 para confirmarlo. Esta es la programación:
 
Lunes 27 de junio: 
La cosecha estéril (La commare seca, 1962)
Cerca de un parque público, en un pedregal del Tevere romano, aparece el cadáver de una prostituta. Las investigaciones de la policía se centran en el submundo romano de ladrones, proxenetas y otros marginados sociales. Con Gabriella Giorgetti y Giancarlo de Rosa.

Martes 28 de junio: 
Antes de la revolución (Prima della rivoluzione, 1964)
Drama político situado en la Parma de 1962 que narra la historia de Fabrizio, un joven estudiante de 22 años que se encuentra en la difícil situación de poder conciliar, por un lado, el hecho de pertenecer a la burguesía, y por el otro, su intención de militar en el Partido Comunista Italiano. Con Francesco Barilli y Adriana Asti.

Miércoles 29 de junio: 
El doble (Partner, 1968)
Versión libre de un relato homónimo de Dostoievski, el film narra la historia de Jacob, un solitario profesor de teatro que se inventa un doble: una versión de sí mismo más extrovertida. Con Pierre Clémenti, Tina Aumont y Sergio Tofano.

Jueves 30 de junio: 
La estrategia de la araña (La strategia del ragno, 1970)
Basado en el relato “Tema del traidor y del héroe” de Jorge Luis Borges, el film se centra en un joven que regresa a la ciudad donde su padre fue asesinado antes de que él naciera. Con Giulio Brogi y Alida Valli.

Viernes 1º de julio: 
El conformista (Il conformista, 1970)
Marcello Clerici, profesor de filosofía con inclinaciones fascistas, establece contactos con el servicio secreto y está dispuesto a combinar su luna de miel en París con un atentado a un exiliado político italiano. La culpa, el trauma juvenil y la desesperación se entremezclan en este film basado en la novela homónima de Alberto Moravia.

sábado, 25 de junio de 2016

Mundo de lobos


Jordan Belfort (Leonardo Di Caprio) 
con su padre y contador (Rob Reiner) 
en El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street), 
de Martin Scorsese.