martes, 14 de junio de 2016

En el fondo, siempre, la luz...


En una entrada reciente compartíamos la mirada -apocalíptica- del cineasta Lászlo Nemes (El hijo de Saul) respecto del cine digital. Son varios los creadores que lo abordan con precauciones, pero sabemos que los avances tecnológicos están transformando los hábitos con una fuerza imparable, y de allí que la mayoría de los hacedores de cine necesiten adaptarse, pensar cómo pueden exprimir las posibilidades expresivas de los nuevos dispositivos. Café Society, la última película de Woody Allen, representó la primera experiencia del realizador con una cámara digital. Y también fue la primera vez para el director de fotografía, Vittorio Storaro (Apocalipsis Now, Novecento), a quien se puede leer en una extensa y nutritiva entrevista publicada en el sitio web de la asociación ADF (Autores de Fotografía Cinematográfica Argentina). Entre otras cosas, Storaro dice lo siguiente:

“Yo replico que cuando cambiamos el medio, debemos aprender o conocer la nueva tecnología y ésta no resultará necesariamente exactamente lo que esperábamos que fuera o a lo que estuviéramos acostumbrados. Debemos respetarla y tratar de comprender las diferencias: puede ser mejor o peor, pero probablemente sea mejor – aunque seguramente será diferente. Por eso debemos aprender a utilizarla. He escuchado comentarios tales como: 'Se ve demasiado nítido, la profundidad de campo es demasiado grande… extrañamos el grano, las imágenes un poco indefinidas'. Entonces respondo: 'En ese caso pueden utilizar filtros difusores o agregar tramas, etcétera, etcétera… pero no esperen que puedan detener todo el sistema. Disponemos de herramientas para crear los estilos que necesitamos de acuerdo a la historia específica'. Creo que el elemento fundamental es el lenguaje de la luz, utilizando las relaciones apropiadas entre luces y sombras a fin de expresarnos perfectamente con cualquier material. Miren los distintos estilos que tuvo Woody Allen con Sven Nykvist, Gordon Willis, Carlos di Palma, Darius Khondji y yo mismo. Con un equipo similar, historias similares, el mismo director, cada uno de nosotros le agregó su propia sensibilidad y formas de ver para llevar el estilo de las películas por caminos diferentes. Es como un mismo director que trabaja con distintos actores: en mi opinión, debemos seguir nuestra creatividad en la búsqueda de un estilo específico para cada historia siguiendo nuestros propios puntos de vista.”

La imagen pertenece al film Café Society.