lunes, 27 de junio de 2016

Semana Bertolucci en Filmoteca

Hoy en "Filmoteca" comienza un ciclo dedicado al realizador italiano Bernardo Bertolucci, en el que podrán verse las mejores películas de la primera década de su carrera. Esta semana las presentaciones del conductor, Fernando Martín Peña, estarán acompañadas por el aporte del Roger A. Koza, excelente crítico de cine, investigador y editor del sitio "Con los ojos abiertos".

La Televisión Pública emite "Filmoteca" todos los días a la medianoche, aunque los horarios de inicio pueden variar entre las 0 hs y la 1. Conviene consultar la página web de canal 7 para confirmarlo. Esta es la programación:
 
Lunes 27 de junio: 
La cosecha estéril (La commare seca, 1962)
Cerca de un parque público, en un pedregal del Tevere romano, aparece el cadáver de una prostituta. Las investigaciones de la policía se centran en el submundo romano de ladrones, proxenetas y otros marginados sociales. Con Gabriella Giorgetti y Giancarlo de Rosa.

Martes 28 de junio: 
Antes de la revolución (Prima della rivoluzione, 1964)
Drama político situado en la Parma de 1962 que narra la historia de Fabrizio, un joven estudiante de 22 años que se encuentra en la difícil situación de poder conciliar, por un lado, el hecho de pertenecer a la burguesía, y por el otro, su intención de militar en el Partido Comunista Italiano. Con Francesco Barilli y Adriana Asti.

Miércoles 29 de junio: 
El doble (Partner, 1968)
Versión libre de un relato homónimo de Dostoievski, el film narra la historia de Jacob, un solitario profesor de teatro que se inventa un doble: una versión de sí mismo más extrovertida. Con Pierre Clémenti, Tina Aumont y Sergio Tofano.

Jueves 30 de junio: 
La estrategia de la araña (La strategia del ragno, 1970)
Basado en el relato “Tema del traidor y del héroe” de Jorge Luis Borges, el film se centra en un joven que regresa a la ciudad donde su padre fue asesinado antes de que él naciera. Con Giulio Brogi y Alida Valli.

Viernes 1º de julio: 
El conformista (Il conformista, 1970)
Marcello Clerici, profesor de filosofía con inclinaciones fascistas, establece contactos con el servicio secreto y está dispuesto a combinar su luna de miel en París con un atentado a un exiliado político italiano. La culpa, el trauma juvenil y la desesperación se entremezclan en este film basado en la novela homónima de Alberto Moravia.

sábado, 25 de junio de 2016

Mundo de lobos


Jordan Belfort (Leonardo Di Caprio) 
con su padre y contador (Rob Reiner) 
en El lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street), 
de Martin Scorsese.

martes, 21 de junio de 2016

Hank


"No memory, no problems."

Hank 

El pulpo fóbico y existencialista de Buscando a Dory,
uno de los grandes personajes del año. 

domingo, 19 de junio de 2016

Fotogenia


"Las mujeres no son, como decía William Burroughs, una especie distinta. Lo que ocurre es que hay muchos más guionistas varones y sigue habiendo cierto machismo y menos papeles femeninos. Sobre todo en los EE.UU., en películas de grandes presupuestos. Y a mí me parece que se pierden un gran tesoro. Pero no hace falta un conocimiento especial, hace falta tener curiosidad. Y nada más. Un padre al cual puede abandonarle un hijo, el dolor ha de ser igualmente inmenso, pero el modo de reaccionar es absolutamente distinto, es más espectacular el de la mujer. Es más dinámico y más cinematográfico. La mujer tiene menos sentido del ridículo para luchar por las cosas que quiere, no teme ponerse en evidencia."

Pedro Almodóvar
En una entrevista publicada ayer en el diario Clarín. (Ir al texto completo). 

La imagen pertenece a Julieta, la nueva de Pedro, que se estrena muy pronto.

martes, 14 de junio de 2016

En el fondo, siempre, la luz...


En una entrada reciente compartíamos la mirada -apocalíptica- del cineasta Lászlo Nemes (El hijo de Saul) respecto del cine digital. Son varios los creadores que lo abordan con precauciones, pero sabemos que los avances tecnológicos están transformando los hábitos con una fuerza imparable, y de allí que la mayoría de los hacedores de cine necesiten adaptarse, pensar cómo pueden exprimir las posibilidades expresivas de los nuevos dispositivos. Café Society, la última película de Woody Allen, representó la primera experiencia del realizador con una cámara digital. Y también fue la primera vez para el director de fotografía, Vittorio Storaro (Apocalipsis Now, Novecento), a quien se puede leer en una extensa y nutritiva entrevista publicada en el sitio web de la asociación ADF (Autores de Fotografía Cinematográfica Argentina). Entre otras cosas, Storaro dice lo siguiente:

“Yo replico que cuando cambiamos el medio, debemos aprender o conocer la nueva tecnología y ésta no resultará necesariamente exactamente lo que esperábamos que fuera o a lo que estuviéramos acostumbrados. Debemos respetarla y tratar de comprender las diferencias: puede ser mejor o peor, pero probablemente sea mejor – aunque seguramente será diferente. Por eso debemos aprender a utilizarla. He escuchado comentarios tales como: 'Se ve demasiado nítido, la profundidad de campo es demasiado grande… extrañamos el grano, las imágenes un poco indefinidas'. Entonces respondo: 'En ese caso pueden utilizar filtros difusores o agregar tramas, etcétera, etcétera… pero no esperen que puedan detener todo el sistema. Disponemos de herramientas para crear los estilos que necesitamos de acuerdo a la historia específica'. Creo que el elemento fundamental es el lenguaje de la luz, utilizando las relaciones apropiadas entre luces y sombras a fin de expresarnos perfectamente con cualquier material. Miren los distintos estilos que tuvo Woody Allen con Sven Nykvist, Gordon Willis, Carlos di Palma, Darius Khondji y yo mismo. Con un equipo similar, historias similares, el mismo director, cada uno de nosotros le agregó su propia sensibilidad y formas de ver para llevar el estilo de las películas por caminos diferentes. Es como un mismo director que trabaja con distintos actores: en mi opinión, debemos seguir nuestra creatividad en la búsqueda de un estilo específico para cada historia siguiendo nuestros propios puntos de vista.”

La imagen pertenece al film Café Society.