viernes, 14 de noviembre de 2008

Cine junto al mar... (segunda parte)

23º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata

Historias de familias

Empecemos por Europa y su mentirosa estabilidad pequeñoburguesa. Los protagonistas de Fear me not (No me temas) son Ulrich Thomsen y Paprika Steen, dos rostros conocidos en el último cine danés (están en La celebración y en varias otras). Él tiene cara de perverso y ella, de pollito mojado, así que ya pueden intuir por dónde viene el asunto. Michael (Thomsen) vive con su mujer (Steen) y su hija adolescente en una lujosa casa situada en un idílico paisaje. Por un pedido de su cuñado, que es médico, Michael acepta someterse a un estudio de laboratorio para probar una nueva droga, y comienza a tomar antidepresivos. De a poco, el personaje se revela como un psicópata ansioso por hacer algún desastre. Es interesante -y muy actual- el tema de la dependencia de las pastillas como modo de esconder la angustia que genera la vida moderna, pero el film no profundiza en esa veta y prefiere buscar cobijo en la seguridad génerica del thriller. El director Kristian Levring (uno de los pioneros del Dogma ’95) se atora en una puesta en escena convencional para montar una fábula de malestar familiar ya contada muchas veces.

En su uso de la cámara en mano, la propuesta de Home (Hogar) se muestra más dogmática que el film danés, y también se permite mayores libertades en su evolución dramática. Isabelle Huppert y Olivier Gourmet tienen tres hijos y llevan una rutina apacible en su casita en medio del campo, ubicada justo al borde de una autopista que está en construcción desde hace diez años. Hasta que la autopista es finalmente habilitada para el tránsito y los coches comienzan a circular, y con ellos llega el ruido, la contaminación, el peligro. El mensaje es más bien obvio: el arribo de la “civilización” capitalista depara más locura que progreso. Tarde o temprano, la lógica urbana devorará hasta a los románticos más acérrimos. Dirigida por Ursula Meier, la película tiene un problema de base: desde el inicio el conjunto de la situación resulta bastante artificial. ¿Por qué los personajes eligieron el aislamiento? En un principio parecen hippies, aunque los padres no demuestran mayor conciencia política ante la forma de vida que adoptaron; al contrario, lucen un poco limitados y mecánicos. Pero más allá de ciertos elementos forzados, Home apuesta al riesgo y se deja ver: está muy bien filmada y tiene momentos realmente inquietantes.


Otra película que está muy bien filmada es Three Monkeys (Tres monos), el nuevo trabajo del turco Nuri Bilge Ceylan (de quien hace poco se estrenó Climas). Tan bien filmada está, tan estilizada, tan milimétricamente calculada en sus encuadres, colores y cadencias, que la película termina agobiando por exceso. El conflicto involucra a un político poderoso que una noche atropella a una persona en la ruta y luego huye. El irresponsable le propone a su chofer hacerse cargo del crimen y pasar un período en la cárcel, a cambio de una suma de dinero que recibirá cuando salga. La mujer del chofer, que queda sola con un hijo resentido y está desesperada, acudirá al político en busca de ayuda, y se enamorará y todo se complicará. Con actores de presencia fuerte y una trama bien planteada, el interés por la historia se va agotando en medio de una atmósfera densa, cargada de planos contemplativos, apoyada en una fotografía “quemada” en donde resaltan los tonos amarillos, los marrones y los grises, todo esto mostrado con una imagen de grano grueso que delata hasta la última gota de sudor de los cuerpos. La belleza provoca indiferencia cuando sólo se sostiene en la pose estética.


En la vereda opuesta al rebuscado realizador turco, nos encontramos con el naturalismo rústico de Brillante Mendoza, director filipino que en pocos años ganó un importante reconocimiento crítico con títulos como Foster Child y Tirador. Serbis (Servicio) es la primera película suya que veo y resultó ser una obra genuina, efervescente, vital, a pesar de la crudeza de la historia. El escenario es un edificio laberíntico y descascarado en donde funciona un cine que exhibe películas eróticas de los años ’70, además de ser un lugar de encuentro para trabajadores y aficionados al sexo. En la película hay sexo, por supuesto, pero también hay confusión, gritos, mucho ruido urbano, personajes que entran y salen, y peleas de todo tipo que tienen como centro a la familia Pinedo, encargada del edificio, cuya cabeza es una matrona imponente llamada Nanay Flor (Gina Pañero). La cámara persigue a los personajes con el ojo de un voyeur frenético y desorientado, como si quisiera trazar algún mapa dentro de ese universo de caos, suciedad y violencia, para comprobar finalmente que estas criaturas hacen lo que pueden. Sobreviven, sin ningún tipo de perspectiva para el futuro. Serbis es una película dura, descarnada, sólo debilitada por una tendencia a la dispersión narrativa. Un dato que no es menor: la historia está ambientada en Ángeles, al norte de Filipinas, una ciudad superpoblada en donde solía funcionar una base de la fuerza aérea norteamericana (la Clark Air Force Base, un punto logístico clave durante la Guerra Fría). El distrito representaba un lugar de ocio para quienes trabajaban en la base militar.


Hay más.
Luego seguimos.


Películas mencionadas:
Fear me not, de Kristian Levring (Dinamarca, 2008) - Sección: Competencia internacional
Home, de Ursula Meier (Francia/Bélgica/Suiza, 2008) - Sección: Competencia internacional
Three monkeys, de Nury Bilge Ceylan (Turquía/Francia/Italia, 2008) - Sección: Panorama ("Autores")
Serbis, de Brillante Mendoza (Filipinas/Francia, 2008) - Sección: Panorama ("Nuevos autores")

3 comentarios:

Andrés dijo...

Coincido totalmente con lo que planteás de Fear me not: una puesta en escena convencional para una película que se queda a mitad de camino entre el drama psicológico y el thriller. El resto no las vi, y me quedé con ganas sobre todo de ver la de Brillante Mendoza, ya que Tirador me había gustado.

Saludos

MARTHA dijo...

Hola Caro:

Muy buena cobertura del Festi. eSTUVISTE TRABAJANDO MUCHO COMO SIEMPRE LO HACÉS. bESO.

mge dijo...

Acabo de ver Home.

Me va a llevar un rato recuperarme de la asfixia pero creo que es de las mejorcitas del año.