domingo, 6 de agosto de 2017

Dictum moral


Por José Pablo Feinmann* 

"El nihilismo es autodestructivo, cuando se considera que ya no puede haber causas en las que valga la pena comprometerse. En la frase de Benjamin, él cree que vale la pena mantener su esperanza por los desesperados. Pero él sabe que hay desesperados porque tiene la sensibilidad de recibir ese dolor. Hay muchos que se pertrechan tan bien contra el dolor que ni siquiera lo perciben. No creo en un nihilismo que implique un desdén hacia la vida. La vida es lo primero y conservarla es un dictum moral que implica el compromiso de cada uno contra la violencia, contra la injusticia y contra lo no democrático."

*Fragmento de una entrevista publicada hoy en el diario Página/12. (Ir al texto completo).

La imagen pertenece al excelente film de Ken Loach, I, Daniel Blake.

5 comentarios:

Liliana Schwab dijo...

¡Qué hermoso, Caro! Acabo de escribir sobre "Próximo" el estreno teatral de Claudio Tolcachir y también hablo de cómo se agradece la esperanza en tiempos de pesimismo.
Un abrazo.

Caro dijo...

Hola, Lili. Leí tu comentario sobre la obra de Tolcachir. Parece muy buena (y desoladora, también).

A mí la palabra "esperanza" se me está haciendo muy difícil, debo reconocer. Pero lo que más rescato de la reflexión de Feinmann es la idea de lucha. Quizás la esperanza se nos torne difusa, pero creo que siempre hay que responder con la idea de lucha a quienes -desde la comodidad del cinismo- intentan imponer la falta global de sentido.

Gracias por comentar.
Un abrazo.

Liliana Schwab dijo...

No hablo de esperanza con los brazos cruzados... hablo de esperanza en el amor. Elegir el amor en tiempos de nihilismo es una batalla cotidiana. No soy tan naif como parezco, ja, ja...

Caro dijo...

Sí, sí, entendí perfectamente. Y comparto. Hace un tiempo, en una reseña sobre una película de Hugo del Carril, citaba una idea de Ana María Fernández: "Hablar de ternura en estos tiempos de ferocidad no es ninguna ingenuidad. Es un concepto profundamente político. Es poner el acento en la necesidad de resistir la barbarización de los lazos sociales que atraviesa nuestros mundos".

¡Abrazo!

Liliana Schwab dijo...

Eso justamente es lo que quise decir.
Otro abrazo para vos.
Lili