jueves, 24 de agosto de 2017

Vuelve la sala Leopoldo Lugones con "Grandes Clásicos del Cine Francés"

El martes de la semana pasada volvió a funcionar la emblemática Sala Leopoldo Lugones. Esperemos que esta vez sí, luego de tantas frustraciones, podamos disfrutar de este espacio como corresponde. Y la verdad es que el primer gran ciclo programado está a la altura de la tradición de la sala: este viernes 25 de agosto comienza la muestra "Grandes Clásicos restaurados del Cine Francés", integrada por 18 films recientemente restaurados en formato digital 4K -en muchos casos, a partir de sus negativos originales- y enviados especialmente desde París por el Institut Français para la Sala Lugones. Se trata de un estupendo recorrido por el mejor cine francés de todos los tiempos e incluye a la mayoría de sus cineastas fundamentales.

Las películas que integran el ciclo son las siguientes:

Viaje a la Luna (1902), de Georges Méliès
Cero en conducta (1933), de Jean Vigo
Día de fiesta (1949), de Jacques Tati
El desprecio (1963), de Jean-Luc Godard
Pierrot el loco (1965), de Jean-Luc Godard
Madame de... (1953), de Max Ophüls
L'inhumaine (1924), de Marcel L'Herbier
Sombras del paraíso (1945),de Marcel Carné
Los paraguas de Cherburgo (1964), de Jacques Demy
Los 400 golpes (1959), de François Truffaut
Los ojos sin rostro (1960), de Georges Franju
Pickpocket (1959), de Robert Bresson
La reina del hampa (1952), de Jacques Becker
El otro señor Klein (1976), de Joseph Losey
La gran ilusión (1973), de Jean Renoir
Pépé le Moko (1937), de Julien Duvivier
César y Rosalie (1972), de Claude Sautet
La marquesa de O. (1976), de Eric Rohmer


Las entradas podrán adquirirse personalmente con seis días de anticipación (incluyendo el día de la función) en las boleterías ubicadas en el Teatro San Martín (Av. Corrientes 1530). La entrada tiene un costo de 40 pesos (20 pesos para estudiantes y jubilados, presentando acreditación). Para más información sobre las películas y los horarios de la programación, consultar el sitio del Complejo Teatral San Martín.

lunes, 21 de agosto de 2017

Tan a lo lejos


Duelen los ojos de soñar tan a lo lejos

la frente de pensar
lo impensable de tanta vida
que no he abrazado,
tanta deuda de lo que no he nacido.


Hugo Mujica
Fragmento del poema "Noche adentro y no duermo".

La imagen pertenece al film El invierno, de Emiliano Torres.

viernes, 18 de agosto de 2017

Recomendación: El auge del humano


Extraña, fascinante y, por momentos, muy perturbadora, la película El auge del humano, de Eduardo Williams, es una de las obras más originales y estimulantes que ha dado el cine argentino en los últimos años. El film se exhibe los sábados de agosto, a las 21, en el Auditorio del Museo Nacional de Bellas Artes (Av. Figueroa Alcorta 2280).

En la función de este sábado 19/08, el director estará presente en la sala para dialogar con el público después de la función. La entrada cuesta 60 pesos. Para más información, consultar el sitio del Museo de Bellas Artes.

martes, 15 de agosto de 2017

El planeta de los simios: (R) Evolución, de Rupert Wyatt



“El decir «No» es una de las declaraciones más importantes que un individuo puede hacer. A través de ella asienta tanto su autonomía como su legitimidad como persona y, por lo tanto, es la declaración en la que, en mayor grado, comprometemos nuestra dignidad.”

Rafael Echeverría (Ontología del lenguaje)


Dentro de las diversas clases de evoluciones auscultadas por la película, quisiera detenerme en una, la que involucra directamente al arte narrativo: la evolución dramática. Porque hay un camino que conduce a ese No trascendental, ese manifiesto político que nos deja atónitos, con la ovación en la sangre, con toda nuestra fe abalanzada sobre la inminente revolución. Antes de llegar ahí, el guión no dudó en dedicarle todo el tiempo necesario a la progresión de un alma, la construcción de una conciencia, el cincelado de un cáracter. Como espectadores, somos testigos privilegiados de la crianza de César en un ámbito humano, acompañándolo en su relato de (confundida) iniciación. Pero a la vez somos los únicos que registramos la dimensión de su soledad, su anhelo de ser igual a todos y su obligación de recluirse por ser diferente. Hay muchas escenas extraordinarias en el film, pero si tuviera que quedarme con una, elegiría aquel momento en el que el pequeño César mira a través de la ventana del altillo y observa cómo juegan los chicos en la calle. Esto lo hace más de una vez, en una serie de escenas que desarrollan su vínculo con el afuera, situaciones cotidianas, sencillas en apariencia aunque magistralmente articuladas en función de la mirada.

César, en esos instantes, es una figura vicaria del espectador, un observador fascinado por la imagen. La imagen de otra cosa, maravillosa e inaccesible, porque está ahí, tan lejos y tan cerca, pero siempre del otro lado del velo. La imagen le permite a César comparar, barajar dialécticamente instinto y razón, deseo y resignación: libertad, identidad, hogar. Quiere salir del encierro, pero cuando lo intenta, los otros le demuestran con violencia que él no tiene derecho. No pertenece. No es. Tiene un hogar que le ofrece amor pero, al crecer, César ya no entiende qué rol cumple en ese espacio. “¿Qué soy? ¿Una mascota?”. Cuando conozca la verdadera cárcel, César extrañará su casa y, a modo de protesta, dibujará la ventana de su habitación en la pared de su celda, dibujo que se convertirá en símbolo. Sin embargo, y aunque parezca contradictorio, César prefiere no volver a esa casa, porque descubrió otro hogar que lo hace sentir más entero: su comunidad. Entonces, ¿por qué elegir esa ventana como símbolo de lucha? Porque no queda otra que romper el vidrio para salir a la calle y actuar. Porque se trata de no aceptar el recorte que ese marco nos impone: la imagen debe ser aquello que decidimos cambiar. La nueva familia de César sólo quiere ser feliz. No tiene otra intención que respirar pacíficamente en su hábitat, siempre y cuando los humanos respeten su lugar y no pretendan cruzar el límite. Y en esta historia el límite es un puente. ¿Pero acaso el puente no representa la unión? A veces sí, y a veces es excusa para la invasión. Así que habrá que estar atentos. Pensar -y esto César ya lo sabe- es vivir en la contradicción. 

lunes, 14 de agosto de 2017

Lo imaginario


Por Nora Merlin*

"En esta época en la que se modificó la incidencia de las prohibiciones, algunos ordenadores culturales sostenidos en la ley del padre perdieron el poder y la centralidad que tenían. Por efecto de esa caída se debilitó la función de la palabra, de la que depende la relación con la verdad, así como el valor de la racionalidad. Para citar algún ejemplo, hoy se naturaliza que un presidente mienta sistemáticamente o que un candidato arme su campaña basándose sólo en el marketing político y los asesores de imagen, prescindiendo casi por completo de un relato coherente, consistente y responsable; se puede faltar a la verdad sin que traiga ninguna consecuencia. Con la depreciación de la palabra, el desarrollo de las nuevas tecnologías y la cibernética, se elevó al cenit lo imaginario como el registro privilegiado en donde se buscan referencias y saberes para orientarse. El poder promueve identificaciones universalizantes: los mismos objetos tecnológicos de satisfacción para todos constituyen un aparente “estado de bienestar”. Estar en la foto significa ser y pertenecer al mundo, la imagen funciona como un GPS que dirige, ordena y opera sobre los cuerpos."

*Fragmento de un artículo publicado en el diario Página/12 (09/03/17). Ir al texto completo.

En la imagen: Claire Underwood (Robin Wright) en la escena que abre la más reciente temporada de House of Cards.

domingo, 13 de agosto de 2017

Trascendentalismos


"A veces pienso que no me entiendes. Pero es que desde aquí se ven las cosas de otro modo. Ya sé que vas a decirme que esto no es lo que tú quieres. Que tenemos que aspirar a más. Que adaptarse a este tipo de vida es como quedarse un poco muerto."



"También debe ser bonito dejarse llevar por el ambiente. Despreocuparse de líos, adaptarse a la partidita diaria con café y puro. Me he hartado ya de andar haciendo siempre el ridículo con nuestros trascendentalismos, cuando tan a gusto se puede estar comiendo y bebiendo bien, como Teodoro y Rafaela, al brasero."



"No lo sé... estoy un poco mareado. Lo que pasa es que... si después de todo, nosotros no aspiramos a otra cosa. Y creo que en el fondo... bueno, yo no sé. No sé si incluso querría, pensándolo bien..."

Fragmentos de uno de los monólogos de Lorenzo (Emilio Gutiérrez Caba) en Nueve cartas a Berta, una de las películas más notables de la historia del cine español, dirigida por Basilio Martín Patino. 

El cineasta murió hoy en Madrid, a los 86 años.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Agosto en el Colegio de Abogados - Preestrenos con entrada gratuita

El Museo del Cine continúa con su ciclo de Preestrenos en el Colegio Público de Abogados (Av. Corrientes 1441). Con entrada libre y gratuita, esta actividad -que se desarrolla durante todo el año- le permite al cinéfilo porteño acceder a material inédito en las pantallas argentinas, exhibido en una sala con excelente calidad de imagen y sonido.

Todas las funciones se realizan los viernes a las 20 hs. Estas son las películas programadas para el mes de AGOSTO:

Viernes 4: 
JULES ET JIM, de François Truffaut (Francia, 1962, 105')
Función especial - Homenaje a Jeanne Moreau
Dos artistas, el austriaco Jules y el francés Jim, están enamorados de la misma mujer, Catherine, desde hace 20 años. Con Jeanne Moreau, Oskar Werner, Henri Serre

Viernes 11: 
MARIO ON TOUR, de Pablo Stigliani (Argentina, 2017, 105')
Mario tuvo todo para triunfar en la música pero fracasó. Hoy se gana la vida cantando canciones de "Sandro" en despedidas de solteras, casamientos y cumpleaños. En su última gira encontrará el éxito que nunca esperó. Con Mike Amigorena, Iair Said, Leonora Balcarce, Rafael Spregelburd.

Viernes 18: 
INTERIORES, de Fito Pochat (Argentina, 2016, 69')
El equipo de producción de un documental, llega al penal de mujeres de Magdalena y propone desarrollar un taller de musicoterapia. Comparten así durante largos meses un espacio de intimidad en donde la música despierta sentimientos que buscan cruzar rejas y muros a través de las cámaras. 

Viernes 25: 
NO TE OLVIDES DE MÍ, de Fernanda Ramondo (Argentina, 2016, 88')
En el verano de 1934, Mateo sale de la cárcel. Vagabundo anarquista, recorre la llanura pampeana con un furgón viejo cargado de gallinas robadas y la ilusión de reencontrar a su gallo, El Rey. Un encuentro casual lo pone frente a Aurelia y Carmelo, dos hermanos en busca de su padre. Mateo decide acompañarlos hacia el Sur. Con Leonardo Sbaraglia, Cumelen Sanz, Santiago Saranite.

La cita es en salón auditorio del Colegio Público de Abogados (Corrientes 1441, 1º piso). La entrada es gratuita.