sábado, 5 de noviembre de 2016

Continuidad y vacío


Por Jean Epstein*

"En la escala en la que, directa o indirectamente, se lo percibe por los sentidos, el mundo aparece ante todo como un ensamblaje rigurosamente coherente de partes materiales, entre las cuales la existencia de una vacuola de nada, de una verdadera discontinuidad, parece tan imposible que, que allí donde no se sabe lo que hay, se ha imaginado una substancia de relleno, bautizada éter. Sin duda, Pascal ha mostrado que el supuesto horror que la naturaleza tendría por el vacío, era una quimera, pero no ha borrado el horror que la inteligencia humana experimenta para con un vacío del cual no puede adquirir sensorialmente experiencia alguna."

*Fragmento del libro La inteligencia de una máquina: una filosofía del cine (Ed. Cactus)

La imagen pertenece al film Chocolat, de Claire Denis.