martes, 3 de marzo de 2015

Preservar la inocencia


Por Luis Ortega*

Lo importante para la película que yo quiero hacer es mantenerme al margen de mi voluntad y sin saber cómo es que se hace. No me interesa estudiar el proceso creativo porque pierdo mi inocencia y es lo único que tengo para poder seguir siendo yo. La mayoría de las veces fallé por querer hacer una película de tal manera. Cualquier manera conocida es insensata. Hay un amor que no entra en el cuerpo ni en el tiempo de vida que tenemos. Pienso que de esa incapacidad para canalizar el amor sale una película.

*Fragmento de un texto publicado en la revista Las Naves 
(Nº1 - Manifiestos del cine contemporáneo)

La imagen pertenece a esa película única -única de verdad- que es Caja negra, ópera prima de Luis Ortega.