jueves, 26 de marzo de 2015

Gente a contramano

"Se sentó en el Foro de Corrientes y Uruguay. Sólo había dos clientes, mujer y hombre, uno en cada extremo del local. Pablo se preguntó quiénes serían esos madrugadores. Tal vez gente que no había dormido. Gente a contramano, como él. Tomó una taza grande de café. Después salió, anduvo en el aire frío que olía a limpio y comenzó a sentirse optimista. En esto reconocía una forma especialmente suya de relacionarse con la ciudad. El enfrentamiento con el cielo de las mañanas siempre lo sosegaba y lo reconciliaba con el mundo. No importaba la carga que arrastrara ni lo que hubiera sucedido el día anterior ni las pesadillas nocturnas. Andar en la luz nueva era una forma de recomenzar, de darse otra oportunidad."

Antonio Dal Masetto
Fragmento de la novela Hay unos tipos abajo. La imagen pertenece al film homónimo basado en la novela, dirigido por Rafael Filipelli.

2 comentarios:

Producciones "La Vieja Escuela" Presenta: dijo...

La noche siempre nos trae un sin fin de inspiración (de ahí mi amor por escribir -casi- siempre de noche) y los noctambulos por amor a eso y no por imposición a los años de juventud y las fiestas solemos sentirnos diferentes, y nos gusta; aunque siempre llega el día y todo ese mundo duerme en las horas de luz. No se si tratabas de decir algo así con tu entrada pero me ha gustado y a escupido estas palabras de mi. Excelente entrada, un abrazo.

Caro dijo...

Hola,

La verdad es que tanto el libro como su versión fílmica me gustan mucho. Más allá del perturbador contexto histórico de la trama (la dictadura de los '70), intuyo que lo que me conmueve de este fragmento es cómo describe la soledad y el encuentro con el cielo de la mañana. Sea de noche o de día, a cualquier hora, yo siempre me sentí a contramano del mundo (y últimamente esto se pronuncia cada vez más).

Un abrazo para vos y gracias por tu comentario.