domingo, 9 de febrero de 2014

Maestría


“Tuve la suerte de no poder copiarle a nadie. Porque no hay libro ni maestro que te enseñen técnicas para la mano izquierda, así que tuve que hacerme autodidacta. Yo tenía la ventaja de tener una sola mano, y así surge el estilo, la personalidad, lo que no se puede copiar.”


“Un relámpago de soberbia me hizo pensar: ¿y si vencía al azar?”


“Diez manos en esta mano 
que disfrazan cinco dedos 
son un regalo de Dios 
para curar mis desvelos”


“Lo primero de aprender es aprender a aprender.”


“Lo primero es aprender a ponerse de pie.”



El gran simulador, de Néstor Frenkel. 
Una verdadera delicia.

(Ya está disponible aquí)