domingo, 9 de junio de 2013

Se hace camino al andar


Por Werner Herzog*

Le estuve dando vueltas a la idea de abrir mi propia escuela de cine. Pero si lo hiciera, sólo se te permitiría llenar tu planilla de aplicación una vez que hayas hecho la experiencia de viajar a pie, solo, digamos desde Madrid a Kiev, una distancia de unos cinco mil kilómetros. Mientras estés caminando, escribe. Escribe sobre tu experiencia y dame tus apuntes. Así podré distinguir quién caminó realmente esa distancia y quién no. Mientras camines aprenderás mucho más sobre la realización de películas que si estuvieras en un aula. Durante tu viaje aprenderás mucho más sobre lo que te aguarda en el futuro que lo que pueden decirte cinco años de estudios en una escuela de cine. Tus experiencias serán lo opuesto al conocimiento académico, ya que la academia es la muerte del cine. Es exactamente lo contrario a la pasión.

*Fragmento del libro Herzog on Herzog, Paul Cronin (ed.). (Faber&Faber, Londres, 2002)

En la imagen: La balada del pequeño soldado (Ballad vom kleinen Soldaten, 1984), de Werner Herzog.

3 comentarios:

Eleonora Eberle dijo...

Maravilloso! Ya se los paso a mis hijos!
Un abrazo grande, Caro!

Anónimo dijo...

Una especie de hacia rutas salvajes mode on

leox

Caro dijo...

Creo que es demasiado extremista postular que la academia es lo contrario de la pasión. El problema con los estudios académicos es que muchas veces aparecen totalmente desconectada del entusiasmo, y básicamente eso es lo que Herzog cuestiona con esta provocación contra las escuelas de cine.

Gracias a ambos por estar ahí.