miércoles, 6 de marzo de 2013

Buques


Pienso en los buques enormes que esperan turno para entrar al puerto. Nunca subí a ninguno. Pero ahora pienso en los tripulantes de esos buques enormes. Pienso en las horas muertas de los hombres que miran el mar con gesto de hastío. Yo que ni siquiera puedo imaginar cómo será mirar el mar con gesto de hastío. Y pienso en mí. Un enorme y oscuro buque esperando turno para entrar al puerto. EL PUERTO. Llegar a los muelles en una tarde tibia y ventosa. Avanzar guiado por un pequeño remolcador que saluda mi arribo con tres profundos toques de sirena. Le respondo ahora con una emoción desconocida. Sobre la escollera una multitud agita pañuelos blancos. Y empiezo a llorar sin saber por qué. Y miro el mar sin entender.

Luis Gruss
Fragmento de su texto "Mirando barcos" (publicado en el libro Malos poetas, Ediciones Atril, Buenos Aires, 1998)

En la imagen: un plano de Marnie (1964), con uno de los paisajes más enigmáticos que Alfred Hitchcock supo crear.