viernes, 25 de enero de 2013

Cine Club Núcleo inicia su temporada 2013


El martes 29 de enero el Cine Club Núcleo inicia su temporada número 60 en el Cine Gaumont (Espacio INCAA - KM 0).

En los horarios de las 18.15 y las 21.15, este martes se proyectará el nuevo film de Quentin Tarantino, Django sin cadenas (Django Unchained), protagonizado por Jamie Foxx, Christoph Waltz,  Leonardo DiCaprio, Samuel Jackson y Kerry Washington.

Núcleo ofrece actividades diversas. Los martes en el Cine Gaumont (Av. Rivadavia 1635), a las 18.15 y 20.30, se hacen las funciones de pre-estrenos (es decir, títulos que luego se verán en la cartelera comercial). Por otro lado, los miércoles a las 19 funciona el “Ciclo de Revisión” en el Cine Cosmos-UBA (Av. Corrientes 2046), en donde se programan joyas del cine de todos los tiempos. Finalmente, el segundo y cuarto domingo de cada mes, en el horario de las 11 en el Gaumont, también se exhiben pre-estrenos o películas de estreno reciente que pasaron por la cartelera y que quizás no recibieron suficiente atención.

El Cine Club Núcleo representa una genial oportunidad para acceder a una muy buena oferta de películas abonando un arancel muy accesible. Próximamente podrán verse importantes películas como Lincoln (Steven Spielberg), La niña del sur salvaje (Benh Zeitlin) y Hitchcock (Sacha Gervasi).

Para informes, inscripciones de nuevos socios (cupos limitados) y renovaciones anticipadas se estará atendiendo al público los días viernes 25, sábado 26 y lunes28 de enero, entre las 18 y las 20, en el Cine Gaumont (Congreso).

Los interesados podrán consultar la programación del Cine Club Núcleo las 24 horas del día en el teléfono 4825-4102. Para más información, visite la página http://www.cineclubnucleo.com.ar/

jueves, 24 de enero de 2013

Cine francés inédito en la sala Lugones


Desde el próximo martes 29 de enero, y hasta el domingo 10 de febrero, la sala Leopoldo Lugones será la sede del ciclo Cine Francés Inédito, que reúne diez películas de los últimos años que no han tenido estreno comercial en Argentina. Es una buena oportunidad para conocer la obra de una nueva generación de cineastas (Rebecca Zlotowski, Axelle Ropert, Léa Fehner, Katell Quillévéré) en copias nuevas en 35 mm.

La agenda completa es la siguiente:

Martes 29: Todos al Larzac (Francia, 2011)
Dirección: Christian Rouaud
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (118’) 

Miércoles 30: Uno empieza, otros te siguen (Francia, 2009)
Dirección: Léa Fehner
Con Farida Rahouadj, Reda Kateb.
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (120’) 

Viernes 1º: Juntos es demasiado (Francia, 2010)
Dirección: Léa Fazer
Con Nathalie Baye, Pierre Arditi, Eric Cantona.
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (96’) 

Sábado 2: Manos arriba (Francia, 2010)
Dirección: Romain Goupil
Con Valeria Bruni Tedeschi, Hippolyte Girardot. 
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (90’) 

Domingo 3 y lunes 4: Persecución (Francia/Alemania, 2009)
Dirección: Patrice Chéreau
Con Romain Duris, Charlotte Gainsbourg.
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (100’) 

Martes 5: Una ejecución ordinaria (Francia, 2010)
Dirección: Marc Dugain
Con André Dussollier, Marina Hands.
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (105’) 

Miércoles 6: Bella espina (Francia, 2010)
Dirección: Rebecca Zlotowski
Con Léa Seydoux, Anaïs Demoustier.
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (80’) 

Jueves 7: La familia Wolberg (Francia/Bélgica, 2009)
Dirección: Axelle Ropert.
Con François Damiens, Valérie Benguigui.
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (95’) 

Viernes 8 y sábado 9: Un veneno violento (Francia, 2010)
Dirección: Katell Quillévéré.
Con Stefano Cassetti, Clara Augarde.
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (92’) 

Domingo 10:  Un hombre que grita (Francia/Bélgica/Chad, 2010)
Dirección: Mahamat-Saleh Haroun.
Con Youssouf Djaoro, Dioucounda Koma,Emile Abossolo M'bo.
A las 14.30, 17, 19.30 y 22 horas (92’)

Las funciones se realizan en la sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Av. Corrientes 1530) - Las entradas cuestan 20 pesos (10 para estudiantes y jubilados que tengan credencial del complejo).

Para más detalles sobre el ciclo, los horarios y las películas, consultar la web del teatro.

martes, 22 de enero de 2013

Una película es...


"Un tractor que trabaja a fondo el psiquismo del espectador, en una determinada dirección."

Lo dijo el cineasta Dziga Vertov

(Citado por Dominique Fernandez en su libro Eisenstein, el hombre y su obra. Ed. Aymá, Barcelona, 1979).

domingo, 20 de enero de 2013

Plazos


"He oído que las puertas de hierro duran toda una vida. 
Pero yo no sé cuánto dura una vida."

¿Dónde queda la casa de mi amigo? (Khane-ye doust kodjast?),
una película de Abbas Kiarostami

sábado, 19 de enero de 2013

Qué hacer


"Hiciste todo lo correcto. Has creado tu arte. 
Has hecho todo lo posible para tener fe 
en este mundo que ellos destruyeron."

4:44 Last Day on Earth, 
un film de Abel Ferrara.

miércoles, 9 de enero de 2013

Certeza


"Últimamente había caído en la cuenta de que
estaba aprendiendo a convivir con su inexistencia."

Ian McEwan 
("Amsterdam")

 En la imagen: El último Elvis, de Armando Bo.

lunes, 7 de enero de 2013

Un dato

El sitio Otroscines.com informó que el último film de Carlos Sorín, Días de pesca, llevó más público a las salas en Francia que en Argentina. La película fue vista por 33.000 personas en 12 días, mientras que aquí las localidades vendidas fueron alrededor de 30.000.

Lo que me interesa principalmente es compartir el comentario que dejó, debajo de la noticia, el cineasta Hernán Gaffet:


"La cultura cinematográfica en Francia no pasa por ser o no ser cinéfilo. Se enseña cine en los tres niveles de la educación pública y es una herramienta pedagógica más. La política pública incluye la formación de público porque, al menos hasta hace poco, para la formación de ciudadanos también se utilizan películas como si fueran libros. Por eso el interés en su propio cine y el de otros países, interés al que también han contribuido las numerosas cinematecas locales. A esto se suma el bien ganado prestigio de Sorín y esta última película a la altura de lo mejor de su obra. No es una rareza, es un público bien tratado."

No es un dato desconocido el que comparte Gaffet, pero me pareció muy atinada su síntesis. Esta experiencia del cine en el aula aparece desarrollada en un gran libro de Alain Bergala: La hipótesis del cine. Pequeño tratado sobre la transmisión del cine en la escuela y fuera de ella (Ed. Laertes, Barcelona, 2007).

jueves, 3 de enero de 2013

El hombre detrás de la barba (Homeland II)


La segunda temporada de Homeland empezó muy bien y terminó… bueno, más o menos. Es tentador inferir que la serie está virando hacia lo que podría ser una suerte de camp post 09/11, aunque aún no tengo argumentos suficientes para sostener esa hipótesis. Sólo es una intuición. Los momentos más memorables se concentraron al principio de la temporada, en los cinco primeros capítulos: para sorpresa de muchos, las fichas más sustanciosas de la historia fueron cayendo una tras otra en un velocísimo dominó. Lamentablemente, después de la confesión de Brody (Damian Lewis) algo se apagó. Aunque la tensión nunca se detuvo, la evolución de la trama tropezó con muchos -muchos- problemas de viabilidad.

Reconozcamos que los guionistas nos dieron lo que queríamos: volver a ver juntos -y ahora recíprocamente enamorados- a Brody y Carrie (Claire Danes). Lo tuvimos pero… ¡ay! Esa escena. La escena de los protagonistas en el hotel, con su intimidad amplificada por los micrófonos de la CIA, es una jugada de guión demasiado dañina. Para la ficción, digo. Entiendo que se trata de una opción perfectamente realista en un contexto de plena vigilancia, e incluso funciona como un castigo institucional para el arrojo de Carrie, pero a nivel dramático ahí también se produce un quiebre en el relato, porque parecería ser demasiado pronto para dejar a los protagonistas tan expuestos. El aura del vínculo pierde brillo y cuesta remontar esta decepción, que se ve atemperada en parte por el hecho de que Danes y Lewis siguen siendo irresistibles cuando están juntos. Eso sí: sería interesante que el guión cuide un poco a estos queridos personajes antes de que se transformen en trompos lanzados a su suerte. La fe romántica de los espectadores tiene sus límites.

Milagrosamente, Homeland cuenta con un ancla llamada Mandy Patinkin, dueño del personaje más coherente de toda la serie: Saul Berenson. Vale recordar aquí que Patinkin encarnó a una de las grandes creaciones de los años ‘80: el mosquetero Inigo Montoya en el film de Rob Reiner La princesa prometida (de allí el plus de cariño que el actor despierta en uno). Algunos dicen por ahí que este personaje podría ser un "topo". No lo creo, pero tampoco importa, porque al fin y al cabo un "topo" también es un ser humano, y no hay nadie más humano que Saul en Homeland. Sin su aplomo, el personaje de Carrie sería inconcebible. Saul está ahí para comprender. En una breve escena de la primera temporada, por ejemplo, ella necesita confesarle a su mentor que estuvo cerca de Brody. Saul simplemente la mira, sin reprocharle nada. Él puede saber mucho sobre el mundo, pero parece saber más aún sobre las imprevisibles pasiones que mueven a sus habitantes. Por eso comprende y abraza, aun cuando por reglamento deba decirle a Carrie que está equivocada. Pero hay que encontrarlo a Saul. Busquen detrás de la barba, detrás de los lentes, y verán cómo esos ojos oscuros pelean todo el tiempo con la melancolía.

martes, 1 de enero de 2013

1º de Enero


Por Mario Benedetti

Me sirve y no me sirve
La esperanza tan dulce,
tan pulida, tan triste,
la promesa tan leve,
no me sirve.
No me sirve tan mansa la esperanza

La rabia tan sumisa,
tan débil, tan humilde,
el furor tan prudente
no me sirve.
No me sirve
Tan sabia tanta rabia.

El grito tan exacto
si el tiempo lo permite,
alarido tan pulcro
no me sirve.
No me sirve tan bueno
Tanto trueno

El coraje tan dócil
la bravura tan chirle,
la intrepidez tan lenta
no me sirve.
No me sirve
tan fría la osadía.

Si me sirve la vida
que es vida hasta morirse,
y el corazón alerta sí me sirve.
Me sirve cuando avanza
la confianza.

Me sirve tu mirada
que es generosa y firme,
y tu silencio franco sí me sirve.
Me sirve la medida de tu vida.

Me sirve tu futuro
que es un presente libre,
y tu lucha de siempre
sí me sirve.
Me sirve tu batalla
sin medalla.

Me sirve la modestia
de tu orgullo posible,
y tu mano segura
sí me sirve.
Me sirve tu sendero,
compañero.