martes, 27 de noviembre de 2012

Mar del Plata 2012 - Wrong


Wrong (Estados Unidos, 2012)
Dirección: Quentin Dupieux
Sección: Sentidos del Humor

No estaba en mis planes ver este film. No lo busqué especialmente. Apareció como posibilidad en un intervalo entre otras películas, y allá fui. En la grilla de horarios se indicaba que Wrong pertenecía a la sección "Sentidos del Humor", pero curiosamente el film no figura ni en el catálogo oficial ni en la web del festival (y esto está confirmado: acabo de volver a chequearlo). Podría tratarse de un film agregado a último momento, aunque es demasiada casualidad que la película se titule justamente… Wrong (lo que está mal, lo equivocado, el error). ¿Es una broma? ¿Un pacto siniestro entre los creadores del film y los programadores del festival? ¿Una cláusula implícita en la producción de la película? ¿Será el ingreso en una dimensión desconocida? Ok, bajemos un cambio. Puede ser sólo una simple coincidencia. El problema es que luego de visitar el planeta de Quentin Dupieux, uno empieza a dudar de todo.

Hace dos años en Mar del Plata se proyectó el film anterior del mismo realizador, Rubber, una rareza que hoy ya parece ostentar un aura de culto. Acabo de verla. Es la historia de un neumático que cobra vida y tiene poderes mentales como los scanners de Cronenberg. Aunque se trata de una obra más extrema y mucho menos amable que Wrong, Rubber decide ser más explícita en su propuesta filosófica. En la primera secuencia del film, un policía sale del baúl de un auto e interpela a la cámara (al espectador) con interrogantes sobre clásicos del cine. “¿Por qué en E.T., de Steven Spielberg, el extraterrestre es marrón?”, se pregunta entre otras cosas el personaje, para luego concluir: “Todas las grandes películas, sin excepción, contienen una cuota importante de sinsentido. ¿Y saben por qué? Porque la vida misma está llena de sinsentido”.

Efectivamente, la premisa de Dupieux es cuestionar eso que denominamos "razón humana", esa lógica que el sujeto necesitó inventarse para no estallar en pedazos, para creer que estará a salvo mientas pueda unir las causas con sus efectos, los significantes con sus significados, la rutina cotidiana con la máscara de la cordura. Alguna vez a alguien se le ocurrió que el día debía tener 24 horas, por ejemplo. Y que cada hora podía incluir 60 minutos. Y resulta que este dato moldea y sofoca cada instante de nuestra existencia, aunque el esquema bien podría ser de otra manera. La sensación es inquietante y estimulante a la vez. De hecho, lo primero que Wrong pone en crisis es la misma concepción del tiempo. Un reloj que marca las 7:59 no pasa -como lo esperamos- a las 8:00, sino a las 7:60. Dolph (Jack Plotnick), el protagonista, se despierta con un reloj casi idéntico al que tiene Bill Murray en Hechizo del tiempo (Groundhog Day). Primero Dolph descubre que su perro, su única compañía, se escapó. Luego el joven asiste como cada mañana a su oficina, a pesar de que lo echaron hace meses. Dentro de la oficina llueve a cántaros aun en los días de sol. Más tarde un jardinero le confiesa al protagonista que la palmera de su jardín se transformó en un pino. Todo es así: dislocado, intempestivo, a veces genial. Hay que verla. Explicarla no tiene gracia. Y además es difícil describirla. Hablar de mundo fantástico o de humor absurdo no alcanza. Wrong es ante todo una reivindicación de la asociación libre y libertaria del surrealismo. No es una obra maestra, no. Es sólo un pequeño ejercicio, una humilde rebelión contra esos nudos ancestrales que sostienen toda ficción. Aunque sería mentiroso afirmar que esta historia no tiene sentido, porque en el fondo el autor quiere transmitir un mensaje, una reflexión que me recordó una frase que solía pronunciar Raúl Portal: Hay que valorar lo que tenemos antes de perderlo. (Queda en el espectador tomar esta nota como un mensaje sincero o como otra muestra más del cinismo del director).

Esperen, esperen. ¿Por qué llegué a Raúl Portal? ¿Acaso el personaje de William Fitchner no está inspirado en él? Ok, disculpen. La corto acá. Pero no dejen de agendar el título de la película para cuando comience a circular.

3 comentarios:

Eleonora Eberle dijo...

Caro... me dejaste con la intriga, claro que ya me la agendo!

Blanca Santome dijo...

me encanto el post Caro!

Caro dijo...

Queridas lectoras,

La verdad es que la película es muy ingeniosa, y se disfruta siempre y cuando uno se permita relajarse sin reclamar mayor racionalidad.

La referencia a Raúl Portal realmente salió mientras escribía el post. "Wrong" me llevó a pensar en él no sólo por el tema de las mascostas, sino por el tipo de humor delirante que propone la película, con una impronta muy parecida al tipo de televisión que este hombre supo hacer como pocos. Cuando recuerdo algunos de sus programas en YouTube compruebo que su marca fue algo totalmente atípico para la tele argentina (lástima que él, como personaje, haya quedado tan tristemente opacado por otras cuestiones).

Un abrazo y gracias por estar, como siempre.