sábado, 5 de mayo de 2012

Por un cine musical


"Una película se parece -o debería parecerse- más a la música que a la literatura novelesca. Debería ser una progresión de estados de ánimo y sentimientos. El tema, lo que está detrás de las emociones, el significado, todo eso viene después. Una vez que el espectador sale del cine, quizás al día siguiente o una semana más tarde, tal vez sin darse cuenta realmente, empieza a comprender de alguna manera lo que el realizador cinematográfico había tratado de decirle."

Stanley Kubrick

En el libro El cine de Stanley Kubrick, de Norman Kagan (Ed. Marymar)

La imagen es de Barry Lyndon, película que pudimos gozar ayer en la sala Leopoldo Lugones. Puro éxtasis del zoom.

3 comentarios:

Blanca Santome dijo...

Excelente reflexion.
Lamentablemente me estoy perdiendo el ciclo por los examenes pero me alegro por los que lo estan disfrutando.
Saludos!

Caro dijo...

Hola, Blanca,

¡Ojalá el tiempo fuera más generoso para todos! La verdad es que para poder ver Barry Lyndon junto a un amigo tuvimos que organizarlo con bastante anticipación. Y por suerte él pudo acercarse a sacar las entradas temprano; de lo contrario me habría resultado imposible, pues por la noche ya estaban agotadas.

Valió la pena, eso sí.
Abrazo.

mge dijo...

Barry Lyndon es alucinante de principio a fin.