miércoles, 18 de abril de 2012

Bafici 2012 - Parte 1


Cocaine Cowboys (EE.UU., 2006)
Dirección: Billy Corben
Sección: Panorama / Trances

Una ciudad de veraneo para jubilados que quería conquistar otros targets turísticos. Eso era básicamente Miami a principios de los ’70, antes de convertirse en un enclave esencial para la importación y distribución de drogas en Estados Unidos. Cocaine Cowboys narra de forma impetuosa y arborescente la expansión y el funcionamiento del narcotráfico en el sur de Florida, con música y coloraciones que remiten sensorialmente a Scarface y División Miami aunque sin el lustre estético de esas insignes ficciones. A puro golpe de montaje el relato compila testimonios, datos, crónicas de noticieros y fotografías para actualizar los hechos con toda su vitalidad, situando al espectador frente a un tabloide frenético, cerca del impacto y lejos de las sutilezas. Muchos de los protagonistas aparecen troquelados en la imagen, como si fueran las figuritas de esos paneles de oficina que la policía suele armar intentando adivinar la red del delito, o como si emularan recortes de revistas que se unen artificialmente en un collage untado con pizza y champagne. Es un efecto visual deliberadamente aparatoso que en cierta medida recupera la iconografía de una época, con su particular estilo de arribismo social.
Asistimos a la tragedia de venganzas y violencias mientras en la ciudad brotan shoppings, hoteles y casinos. Crece el empleo en Miami mientras en las plantaciones de coca en Colombia se agudiza la esclavitud. Dolorosamente, Cocaine Cowboys confirma al narcotráfico como motor del “progreso”, y Billy Corben nos obliga a preguntarnos hasta qué punto ya nos hemos resignado a que la mafia sea una pieza inevitable de la dialéctica histórica. Con perspicacia el film termina mostrando un paisaje de edificios en construcción, como si esos rutilantes rascacielos representaran el punto culminante al que puede aspirar el poder económico de una sociedad, de un país o de una ideología.  Y ya sabemos lo que le ocurrió a ciertas torres que se creían invencibles, dueñas del fin de la Historia.

1 comentario:

Leox dijo...

Bafici es lo màs, varias pelis tienen mi gusto.
Espero algún día , ser espectador en directo del festival.
Mientras planifico mi sanfic.