jueves, 12 de enero de 2012

El eco íntimo


"Toda reproducción, toda declamación de una poesía, toda representación teatral, por grandes que sean los actores y los cantantes, sólo nos comunicará una experiencia artística efectiva de la obra cuando oigamos en nuestro oído interior algo de todo punto diferente de lo que efectivamente está sucediendo para nuestros sentidos."

Hans-Georg Gadamer, en La actualidad de lo bello (Ed. Paidós)

La imagen pertenece al film Primavera tardía (Banshun), dirigido por Yasujiro Ozu.

2 comentarios:

Eleonora Eberle dijo...

Coincido, toda obra de arte de ir más alla de la mera percepción de los sentidos y vibrar en nuestro interior, produciendo ondas expansivas hacia otras obras. Por lo menos, para mí así funciona, cada nueva cosa que me moviliza me trae el eco de experiencias pasadas.

Caro dijo...

Hola, Eleonora,

Para mí el gran acierto de esta idea es subrayar que ese eco interior tiene que ser DIFERENTE a aquello que se evidencia en la obra. De allí lo simbólico: la obra está en lugar de otra cosa, y esa otra cosa es la que uno completa. Es hermoso -e inquietante- sentir que una epifanía llegó de manera oblicua, por puro efecto del juego que la obra propone y no por una mera transmisión del mensaje.

Por eso pensé en Ozu. Sus imágenes límpidas, su tono amable, sus personajes que siempre sonríen, incluso cuando no tienen fuerzas... todo eso contrasta brutalmente con lo que íntimamente me provocan sus películas, que no es otra cosa que pura incertidumbre, una especie de vértigo en ralenti.

Un abrazo y felicitaciones por tu flamante blog.