domingo, 8 de enero de 2012

Conquistas


Por Joseph Conrad*

“Lo que a nosotros nos salva es la eficiencia... el culto por la eficiencia. Pero aquellos jóvenes en realidad no tenían demasiado en qué apoyarse. No eran colonizadores; su administración equivalía a una pura opresión y nada más, imagino. Eran conquistadores, y eso lo único que requiere es fuerza bruta, nada de lo que pueda uno vanagloriarse cuando se posee, ya que la fuerza no es sino una casualidad nacida de la debilidad de los otros. Se apoderaban de todo lo que podían. Aquello era verdadero robo con violencia, asesinato con agravantes en gran escala, y los hombres hacían aquello ciegamente, como es natural entre quienes se debaten en la oscuridad. La conquista de la tierra, que por lo general consiste en arrebatársela a quienes tienen una tez de color distinto o narices ligeramente más chatas que las nuestras, no es nada agradable cuando se observa con atención. Lo único que la redime es la idea. Una idea que la respalda: no un pretexto sentimental sino una idea; y una creencia generosa en esa idea, en algo que se puede enarbolar, ante lo que uno puede postrarse y ofrecerse en sacrificio.” 

*Fragmento de El corazón de las tinieblas.

La imagen pertenece al film Heart of darkness, dirigido por Nicolas Roeg, que podrá no estar a la altura del apocalipsis coppoliano ni de la ira de Dios herzogiana, pero es una digna transposición de la novela de Conrad, con dos protagonistas de aquellos: Tim Roth (en la piel de Marlow) y John Malkovich (como Kurtz).