lunes, 14 de noviembre de 2011

Mar del Plata 2011 - El campo


El campo (Argentina/Italia/Francia, 2011)
Dirección: Hernán Belón
Sección: Competencia latinoamericana
“¡Fuera, chancho, fuera!”, grita el hombre frente al cerdo y frente a su esposa, asustada como siempre. El chancho está pisoteando una pequeña huerta que luce abandonada. El hombre intenta ahuyentar al animal pero enseguida comprueba lo vano del esfuerzo. “Ya está, es así. Es el campo”, dice Santiago (Leonardo Sbaraglia) para tranquilizar a Eli (Dolores Fonzi). En esa escena nos reímos un poco porque sabemos que el personaje se refiere al campo desde el prejuicio, desde la mentalidad del sujeto de ciudad. Sin embargo, Santiago no exhibe la arrogancia del hombre civilizado que viene a lidiar con “la barbarie”. Al contrario, a él se lo ve disfrutar de esta nueva lógica a descubrir. El conflicto lo padece su mujer, que no puede evitar escuchar ecos ominosos en todo lo que la rodea. Recordarle a Eli que “el campo es así” implica pedirle, de alguna manera, que deje de sobreinterpretarlo todo y acepte las cosas como son. Simplemente así, distintas. Pero ella ya tiene una idea armada sobre ese espacio-otro y hace de esa idea su bastión, protegida por una cultura y una clase que le impide medir hasta qué punto su mirada es víctima de su inconsciente.
Santiago y Eli vienen de Buenos Aires y se instalan en una casona aislada en algún lugar no especificado. Tienen una hija, Matilde, que aún no cumplió dos años pero ya entró en esa etapa de imperiosa curiosidad que exige la constante vigilancia del adulto. De a poco se advierte la crisis que el matrimonio arrastra desde hace un tiempo, y cada acercamiento se vive como un tenso examen para la reconstrucción de la pareja. Él es entusiasta y se dedica a refaccionar la desvencijada casa. Ella está sumida en una continua inquietud y no entiende qué están haciendo ahí. El campo es el relato de esa adaptación, un proceso complejo que Hernán Belón explora con sorprendente solidez narrativa. La película parte de una premisa seductora (el género) para llevarnos por senderos inesperados: amanece entre los muros del suspenso y se desliza delicadamente hacia una suerte de drama de iniciación en la madurez, en el que la protagonista deberá asumir sus temores más íntimos para empezar a leer los signos del entorno desde otra perspectiva, y hacerse cargo de las decisiones tomadas. El director aprovecha el prejuicio generalizado comentado en el párrafo anterior para sembrar peligro por todos lados y luego descolocarnos al transformar cada amenaza en un sutil extrañamiento, manipulando las inevitables prevenciones del propio espectador en torno de la inseguridad, la periferia, “los otros” (fue imposible olvidar el inicio de El tiempo del lobo, de Michael Haneke, pero el de Belón es otro planeta). Todos miramos desde algún centro, aunque ese centro sea tan solo una precaria convención. El campo invita a ensayar aquello que alguna vez sugirió Federico Fellini: abrirnos a las cosas, quitarnos del medio, dejar de empapar todo con nuestra persona. Y recordar que todo es efímero.

3 comentarios:

Sebas dijo...

Se me hace difícil comentar la película, hay que digerirla, pensarla un poquito, adentrarse, y si uno se prepara y toma unos mates mientras la mira, mejor. Es profunda, un par de actorazos y creo que la clave esta en lo que dice la crítica, tratar de ver lo efímero.......

Sebas dijo...

Carolina, perdón por no comentarte el blog, pero es la PRIMERA vez que opino en uno y no estoy muy ducho en la materia, era solo eso, para felicitarte, me gustan tus críticas y te deje el comentario anterior a modo de agradecimiento por el blog.
Gracias y seguiré aportando, saludos......Seba.

Caro dijo...

Hola, Seba.

Gracias por el comentario. Como verás no es difícil hacerlo: solo hay que tener ganas de compartir impresiones o discutir.

Creo que "El campo" es una de las mejores películas argentinas de este año. Y me alegra que Leo Sbaraglia haya vuelto a la Argentina para trabajar en películas de acá.

No sé si viste que Leo y Fonzi volvieron a interpretar a una pareja en el ciclo "En terapia". Ambos se lucieron, pero ella sinceramente me sorprendió.

Un abrazo y hasta pronto.