lunes, 24 de octubre de 2011

4 días en Guantánamo, en la sala Lugones


"Cuando vi a mi cliente, un niño encadenado al piso -y nunca lo vi de otra forma que no fuera encadenado al piso-, cuando me reuní con él en esa celda, Omar no había hablado con nadie durante meses". Lo dice Dennis Edney, abogado a cargo de un caso desolador, uno de los tantos casos de oprobio que existen en el mundo, una historia fuera de lo común y a la vez -tristemente- tan sólo una pincelada más en el nutrido mural de crímenes  que sin pudor siguen pintando los jerarcas del Imperio.  Nos referimos a Omar Khard, joven canadiense que está preso en Guantánamo desde 2002 y es el involuntario protagonista de A Ud. no le gusta la verdad: 4 días en Guantánamo.
En plena “guerra contra el terrorismo”, Khard fue detenido en Afganistán, cuando tenía 15 años, acusado de matar a un soldado norteamericano.  “Era como un pajarito herido, estaba ciego de un ojo, no podía ver del otro y tenía todo el cuerpo severamente lesionado. No podía creer que los estadounidenses pudieran encerrar a chicos en un lugar como Guantánamo”, continúa el abogado. Hubo condena, aunque eso no significa que haya existido una verdad. La verdad no gusta, no sirve, no interesa. Justamente por eso, hay que ver este documental.

Dirigido por Patricio Henríquez y Luc Côté, el film narra el drama de Omar y se concentra en los hechos que él padeció durante cuatro jornadas en las que fue interrogado por un equipo de la “policía secreta canadiense” (uso comillas al citar la gacetilla de prensa porque hay términos que casi parecen eufemismos, más aun luego de ver la película, que nos hace dudar de todos). Esos momentos de extrema tensión fueron capturados por una cámara de vigilancia cuyo registro constituye la fuente visual central de este film. Son imágenes dañadas, esquivas, quizás distantes, pero de una contundencia inapelable. Y no se asusten porque no hay violencia física explícita (por decirlo de alguna manera, ya que en definitiva la violencia es tan ubicua com visceral). Los verdugos de esta historia son ante todo grandes simuladores especialistas en la trampa verbal y la performance cínica.

Luego de presentarse en la reciente edición DocBuenosAires, la película se proyectará durante seis días consecutivos en la sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Av.  Corrientes 1530). El film podrá verse desde el martes 25 al domingo 30 de octubre en diversos horarios: 14.30, 17, 19.30 y 22.


* Las declaraciones de Dennis Edney pertenecen a una entrevista publicada por la agencia Télam (18/10/11).

No hay comentarios: