jueves, 10 de noviembre de 2016

Recount, de Jay Roach


Recordemos: allá por noviembre de 2000, hubo elecciones generales en Estados Unidos. George W. Bush fue consagrado presidente, pero su principal contrincante, Al Gore, demoró unas semanas en concederle la victoria ya que surgieron dudas con respecto a la votación y el escrutinio en el estado de Florida. Recount narra en detalle y con asombroso ritmo los hechos ocurridos entre la elección y el fallo final de la Corte Suprema de EE.UU. que terminó favoreciendo al candidato republicano.

Por un lado están las noticias, la pulseada mediática, con los televisores siempre encendidos registrando el devenir público del conflicto. Y por otro lado están los diálogos privados, las corridas tras bastidores, las resistencias y las decepciones, todos los intersticios vedados a los ciudadanos-títeres que observamos con estupor cómo la ley se convierte en un chicle que cualquiera puede estirar, inflar, doblar y hasta pegar debajo del escritorio (como los chicos "piolas" de la escuela, salvo que aquí eso también lo hacen los jueces más importantes del país). Ver Recount es detentar el poder de una mosca que vuela entre un búnker y otro mientras crecen las zancadillas y las roscas burocráticas, una mosca fisgona aunque quizás algo fumada, porque cuando los personajes empiezan a discutir sobre la metafísica de los agujeritos en las boletas-mariposa, es difícil no sentir que entramos en una dimensión surrealista.

En definitiva, el film es una lupa sobre todas esas minucias que no podemos saber a ciencia cierta pero que la representación cinematográfica intenta inferir en imágenes, aun cuando eso implique dibujar gestos improbables en ciertos personajes. En este sentido, pienso en la escena en la cual vemos a James Baker (supervisor de la campaña de Bush) alejarse en su auto junto a su esposa luego del cierre de la contienda. En ese instante el actor que encarna a Baker, Tom Wilkinson, sugiere con sus ojos que su conciencia no dormirá totalmente en paz. Pero ese gesto no es más que un impulso de la ficción, la distancia entre lo verídico y la recreación: hacer de la imagen el lugar en donde la posibilidad (la fantasía) de la nobleza desea reemplazar a lo real.


Recount (Estados Unidos, 2008)
Dirección: Jay Roach
Guión: Danny Strong
Intérpretes: Kevin Spacey, Tom Wilkinson, Denis Learey, Laura Dern, John Hurt, Bob Balaban.
Película producida para la televisión por HBO.