miércoles, 22 de diciembre de 2010

Intolerancia

"Juzgarme es juzgar al conjunto del cine comprometido, social y humanitario iraní; el cine que tiene la intención de situarse por encima del bien y del mal, el cine que no juzga y que no se pone al servicio del poder y del dinero, sino que hace lo posible para dar una imagen realista de la sociedad".

Estas palabras pertenecen a un alegato escrito por el cineasta iraní Jafar Panahi, y publicado ayer en el diario Le Monde. El director fue condenado a seis años de prisión por “propaganda contra el régimen” de país. Además de la reclusión, la sentencia le impide hacer cine, escribir guiones o viajar el extranjero en los próximos 20 años.

Junto a Panahi fue condenado, también a seis años de prisión, el joven realizador Mohammad Rasoulof, por los mismos cargos de conspiración y propaganda contra el Gobierno iraní.

"Nuestro país es vulnerable y solamente la instauración del estado de derecho para todos, sin ninguna consideración étnica, religiosa o política puede preservarnos del peligro real de un futuro cercano caótico y fatal”, y señaló el director de El círculo, y resaltó que "la tolerancia es la única solución realista y honorable a ese peligro inminente".


Este caso lo mencionamos en mayo, cuando el director llevaba dos meses detenido. Al tiempo lo liberaron, pero evidentemente la ignominia no quiere perder protagonismo.