viernes, 21 de mayo de 2010

El arte y la luz

Por Federico Fellini *
(en diálogo con Costanzo Constantini)

¿El cine es arte para usted?

Sí y no. Es arte y al mismo tiempo es circo, carpa donde hacen piruetas los saltimbanquis, viaje a bordo de una especie de “nave de los locos”, aventura, ilusión, espejismo. Es un arte que no tiene nada que ver con otras artes y mucho menos con la literatura. Es un arte autónomo. En todo caso, por la luz, está emparentado con la pintura. El corazón de cada cosa, tanto para el cine como para pintura, es la luz. En el cine la luz está antes que el argumento, que la historia, que los personajes: es la luz la que expresa lo que el cineasta quiere decir. Un crítico con talento reduccionista dijo que yo soy un director “pictórico”, pero no podía decirme nada más halagador. No es casual que sienta por el artista-pintor una simpatía inmensa, lo envidio. El artista-pintor es feliz, sereno, longevo, más privilegiado que los poetas o que aquellos que escriben poesía. Es respetado por las mujeres y los amigos; si fuese respetado un poco más también por las agentes de la impositiva sería una persona extremadamente afortunada.


* Federico Fellini en Yo, Fellini. Conversaciones con Costanzo Constantini. Editorial Perfil Libros, Buenos Aires, 1999.

La imagen pertenece al film 8 y 1/2 (1963).