sábado, 27 de febrero de 2010

Un combate de pensamientos

Por Alain Badiou *
(Fragmento)


"¿Qué hace que se diga “tal filme es sólo comercial”? Que no podamos participar en él como un combate de pensamientos. Es una reproducción del imaginario existente. Por lo tanto, es una repetición, y esa repetición sólo libera material. De modo que sólo podemos obtener información en relación con mucho ruido. En definitiva, un filme comercial o un programa de televisión cualquiera no es más que un elemento del mundo. No hay mucha diferencia entre mirar eso y luego comer en McDonald’s; es lo mismo, y no es un crimen. Es la existencia ordinaria. Todos miramos filmes pésimos, pero es el mundo común y corriente. Y, por lo tanto, diría que el cine comercial es un material del mundo, es todo. El cine no comercial es un tratamiento del material. Son operaciones sobre el material, operaciones que van a decir algo diferente del material mismo, naturalmente. Por último, la formación, el tema del gusto: ¿cómo podemos reconocer estas operaciones? ¿Sabemos reconocerlas? Creo que ese gusto es mucho más vasto de lo que se cree. Porque distinguir entre una repetición y operaciones sobre la repetición es algo que ciertamente mucha gente puede hacer. Resulta menos complicado que conocer toda la historia de un arte. Y por eso un público amplio puede tener verdadera percepción de la fuerza real de un filme, lo cual no significa que se prive de ver una película comercial. ¿Pero quién no lo hace? Al fin y al cabo, compartimos todos ese mundo. El problema es compartir también las operaciones sobre el mundo. Esa es la cuestión, efectivamente, de la formación del mundo."


* Esta reflexión formó parte de un seminario que el filósofo francés brindó en Buenos Aires en 2003. El artículo completo puede encontrarse en el libro Pensar el cine 1. Imagen, ética y filosofía. (Editorial Manantial)

4 comentarios:

Eleonora Eberle dijo...

Super interesante para dejar atrás los prejuicios.
Otro tema...¿Tenés pensado subir alguna crítica sobre la última de los Cohen?

Caro dijo...

Eleonora, vengo tan apretada de tiempos que ni siquiera he visto aún la nueva de los Coen.

¿A vos qué te pareció?

Eleonora Eberle dijo...

"Un hombre serio" me gustó. Me pareció la puesta en imágenes de la atmósfera que logra el gran Philip Roth en sus novelas, sobre todo en la trilogía de Zuckerman.
Una ácida parodia a la clase media judía norteamericana, impecablemente ambientada en los 70, con esos colores "tecnicolor" de mi adolescencia.
Negrísima, nihilista,despiadada con su antihéroe, profesor universitario dicta cátedra sobre "el principio de incertidumbre" que paradójicamente atraviesa su vida.
Humildemente, esto es lo que me pareció.
Un abrazo. Lili

mge dijo...

Increíble el texto de Badiou. Esclarecedor.

Un Hombre Serio es tan cómica como asfixiante, y a la vez es muy íntima... debe haber sido terapéutico para los Coen filmarla. Con el correr de los minutos y conforme crecía mi desesperación, no podía más que pensar "seguro que esto les pasó cuando eran chicos".