domingo, 7 de febrero de 2010

Mi pecho tiene un rincón

Mi pecho tiene un rincón
con caminos infranqueables
y caminos que no son.

Y en esa cruz de caminos
sólo acierta el peregrino
que apuesta su corazón.

Mi pecho tiene también
un agujero en el techo
por donde se puede ver.

A veces se ve llover
o alguna nube que pasa
y al lucero amanecer.

Mi pecho tiene un portal
sin cerrojo y sin candado
y una ventana hacia el mar.

Mi pecho es un bucanero
tripulante de un velero
sin nombre y sin bautizar.

Mi pecho es un surco abierto,
y es un volcán en reposo
y un patio con un parral.

Mi pecho tiene un rincón
donde todos mis hermanos
beberán del mismo vino,
comerán del mismo pan.

Alfredo Zitarrosa