domingo, 28 de febrero de 2010

Bolero

Qué vanidad imaginar
que puedo darte todo, el amor y la dicha,
itinerarios, música, juguetes.
Es cierto que es así:
todo lo mío te lo doy, es cierto,
pero todo lo mío no te basta
como a mí no me basta que me des
todo lo tuyo.

Por eso no seremos nunca
la pareja perfecta, la tarjeta postal,
si no somos capaces de aceptar
que sólo en la aritmética
el dos nace del uno más el uno.

Por ahí un papelito
que solamente dice:

Siempre fuiste mi espejo,
quiero decir que para verme tenía que mirarte.

Julio Cortázar

4 comentarios:

Eleonora Eberle dijo...

No conocía esta poesía de mi amado Cortázar. ¡Gracias, Caro!

mge dijo...

Todo el poema está en el último verso.

Susana dijo...

Gracias por mi querido Cortázar!

Alita dijo...

Qué belleza de poema!