miércoles, 16 de septiembre de 2009

Una parcela de aire


Nocturno sin patria

Yo no quiero un cuchillo en manos de la patria.
Ni un cuchillo ni un rifle para nadie:
la tierra es para todos,
como el aire.

Me gustaría tener manos enormes,
violentas y salvajes,
para arrancar fronteras una a una
y dejar de frontera solo el aire.

Que nadie tenga tierra
como tiene traje:
que todos tengan tierra
como tienen el aire.

Cogería las guerras de la punta
y no dejaría una en el paisaje
y abriría la tierra para todos
como si fuera el aire...

Que el aire no es de nadie, nadie, nadie...
Y todos tienen su parcela de aire.

Jorge Debravo

La imagen pertenece al film Tierra sublevada: oro impuro, de Fernando “Pino” Solanas. Más que una película, un deber cívico.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacia mucho tiempo que no leía un poema como este. Me emocioné. Siempre nos transmitís temas que nos dejan pensando.
Graciassssssss

Susana dijo...

Caro,
el poema maravilloso!
Tierra sublevada y todo su cine son como decis un deber cívico, agregaría un derecho nuestro que nos saca de la distracción para conocer las voces acalladas en otros medios. Que desolación sentí al ver esos grotescos agujeros en que transforman las montañas luego de una explotación minera intensiva-asesina, esos lagos contaminados con cianuro que envenena los acuíferos.
Gracias, Solanas!!!

Caro dijo...

Voces acalladas, de eso trata. De hacer que se escuchen, que los cuerpos griten su resistencia.

Hay escenas memorables, como aquella en la que un militante diaguita recorre emocionado las terrazas de los valles calchaquíes (qué increíble obra de arte). O el momento en que los habitantes del pueblo afectado encaran al Secretario de Medio Ambiente ¡que también es Secretario de Minería!

Algo muy cercano y transparente recorre Tierra Sublevada. Y me gustó que Solanas -aunque aparece todo el tiempo en escena- esta vez redujera al mínimo el tono de la arenga sentimentalista con la que suele tropezar en otros trabajos. Aquí todo está en la imagen, en las palabras, más contundentes que nunca.

En fin: no dejen de verla.

Gracias por los comentarios.

Franco Krí dijo...

Muy buena poesía. La peli no la conozco. Solanas es un excelente documentarista, tiene un lenguaje interesante. Lástima que se empeña en participar políticamente como protagonista, sin armar un partido previamente que lo sostenga. Es víctima del mismo doble discurso de los "progres", sus películas son cuasi-revolucionarias, sus hechos, su discurso, no tanto.