jueves, 23 de febrero de 2017

El asaltante, de Pablo Fendrik


Texto publicado en 2009

Contradicción: querer hablar de una película y tener que reprimirse.

No conviene saber nada de El asaltante antes de pisar la sala, salvo las referencias mínimas: es la opera prima del argentino Pablo Fendrik y el protagonista es Arturo Goetz. Si usted ya leyó de qué trata el film o de qué va el asalto en cuestión, pues lo siento, porque le han robado parte del disfrute. Échele la culpa al periodismo o al desbocado director, que en las entrevistas difundidas fue el primero en delatar el punto de partida de su historia. Hay películas que deberían ser envasadas al vacío para que nada de ellas se filtre hacia el exterior mediático y buchón. Alcanzarían el título de la obra, el autor y una etiqueta que certifique su calidad. Hete aquí la paradoja: para saber que es una buena película, alguien tuvo que verla antes y confirmarlo. ¿Y quién hace eso si no es un crítico cumpliendo su función? En fin…

El asaltante no es la octava maravilla del mundo, ni tiene una anécdota súper original, ni una vuelta de tuerca rebuscada que nos deje anonadados. Nada que ver. Es sólo que para entrar en el juego uno debe permitirse seguir al protagonista y espiarlo por encima de su hombro, sin tener mayores prevenciones que él frente a las estrategias en marcha. La cámara se acota a su silueta y si reconocemos los espacios es porque hay tímidas ráfagas de aire que se escapan del encuadre. Titubeamos, vamos rezagados, casi todo el tiempo estamos en ascuas, mientras el personaje no hace nada para invitarnos a su raid. No necesita testigos. Sin embargo, por qué será, algo en él nos importa.


La película es "una agradable viñeta", afirma en su web el crítico norteamericano Neil Young, “but what's the point?”

El punto es: esto es cine. Una tajada de realidad cargada de sentido. Un cuento cotidiano que podría protagonizar cualquier vecino. O uno mismo, por qué no. Al fin y al cabo, es el relato de un límite.


La película puede verse completa en YouTube y en la plataforma online Odeón.

No hay comentarios: