martes, 14 de octubre de 2008

"El mundo de hoy es un mundo demasiado vanamente cruel. La crueldad consiste en violar la personalidad de alguien, en presionar a alguien para que haga una confesión completa y gratuita. Si fuera una confesión con miras a una meta determinada, lo aceptaría, pero como se trata de un ejercicio de voyeur, resulta vicioso. Digámoslo con claridad: es cruel. Creo firmemente que la crueldad es siempre una manifestación de infantilismo. El arte todo de nuestro tiempo se vuelve cada vez más infantil. Expresa el loco deseo de ser lo más infantil posible. No digo ingenuo, sino infantil... Actualmente el arte es lamento o crueldad. No existe otra medida: o nos quejamos, o realizamos un ejercicio absolutamente gratuito de pequeña crueldad. Consideremos, por ejemplo, la especulación (es preciso llamar a las cosas por su nombre) que se hace en relación a la incomunicabilidad, a la alienación; no encuentro en ello ninguna ternura; sí, en cambio, una enorme complacencia..."

Roberto Rossellini

(Citado por Gilles Deleuze en el libro Conversaciones, 1996)

1 comentario:

Juan D. dijo...

no sé, me hizo a acordar eso de que los medios nos quieren robar nuestra subjetividad, que nos incriben en ciertas lógicas, ciertos sentidos, cierta gramática de la estupidez y, siguiendo la cita, de la crueldad. Evitar seguir el encadenamiento (significante) a través de tender fugas, líneas de ruptura, no sé, algo deleuziano seguro.

saludos