miércoles, 9 de julio de 2008

Antes que el diablo sepa que estás muerto, de Sidney Lumet


“It’s too late to think. It’s too late”.

Eso es lo que le dice Andy (Phillip Seymour Hoffman) a su hermano Hank (Ethan Hawke) cuando sabe que ya no hay tiempo para pensar, pues todo se desbarrancó para siempre. Algún tornillo se zafó y ya no hay vuelta atrás. Quedan dos opciones: la locura o la muerte.

La película es transparente desde el mismo título, Before the devil knows you're dead, que está inspirado en un viejo proverbio irlandés: “podrías llegar a tener media hora en el cielo antes de que el diablo descubra que estás muerto”. Las cartas están jugadas.
Arreglate solito con tu alma, si podés.

El problema es que Andy y Hank no pueden, ni con ellos mismos ni con lo que les tocó en suerte (y vale remarcarlo: las actuaciones de Seymour Hoffman y Hawke son magníficas).


Y lo que me pregunto es: ¿quién puede?

Algo se nos está escapando de las manos, a todos. La vida es la liebre que se fugó con nuestra única zanahoria. Esa liebre que nos mira desde lejos y se ríe con el cinismo de Bugs Bunny, mientras nos mastica, y nos tritura, y escupe pedacitos. El dinero nos convirtió en pedacitos.
Como dice Andy: “No soy la suma de mis partes. Todas mis partes no se juntan en una unidad”. Fragmentos. Futilidad. La necesidad de no-ser cuando cada día, a cada minuto, el mundo nos obliga a ser. A ser alguien y ser exitoso y ser bello y ser seguro de uno mismo. Andy se inyecta heroína para no tener que ser.

¿Y su hermano Hank? Hank es menos consciente, más básico, más sumiso. Hank fue un poquito más amado por su papá (Albert Finney) que el pobre Andy. Vaya uno a saber por qué. Serán las lógicas arbitrarias de la familia. O de la psiquis. Lo cierto es que los hermanos necesitan billetes frescos y deciden armar un plan para asaltar la joyería de sus padres. Y por supuesto, todo sale mal. Muy mal.

El director Sydney Lumet (Doce hombres en pugna, Tarde de perros, Network) asume orgulloso la fiebre de la tragedia clásica para narrar la historia de un presente desaforado, en donde el sujeto se mueve sin parámetros y cree ser libre cuando, en el fondo, no sabe lo que quiere de verdad y termina cometiendo estrambóticos desmanes. La esquizofrenia cunde. El miedo se esparce. La insatisfacción se hace carne. El amor es líquido. Tan sólo corremos, aunque ya ni siquiera recordamos qué sabor tienen las zanahorias.

El relato está desatado: se enrosca y desenrosca con furia, con abruptos frenos y aceleraciones, con acciones rústicas, con pulsiones de venganza. Un ritmo perfectamente calibrado. Un film sofisticado y apasionante.


¿Pero es que acaso hay real deseo en esta trama? (Sí, me refiero a aquel deseo que otrora solíamos asociar con el placer). Parece que no. Aquí sólo hay manotazos de ahogado. Deudas pendientes. Muertes anunciadas. Trancos desesperados hacia adelante.

Saltos al vacío.

3 comentarios:

Juan Di Loreto dijo...

¿Acaso no son muchas de las decisiones que tomamos en eso que llamamos "vida" un salto al vacío, puesto que no sabemos qué cadena de hechos van a desencadenar? Además, sin contar con el desamparo ontológico propio de la "realidad humana"; estamos solos, no vivamos en estado de "mala fe", enfrentémonos a la posibilidad de elección (continua) no que tenemos, sino que somos.

saludos

Juan

Eleonora Eberle dijo...

El desequilibrio de esta tragedia contemporánea se inaugura con el matricidio y culmina con un filicidio atroz.
Hay vidas recortadas de las que sabemos muy poco, un matrimonio maduro que comparte la vida y el trabajo y todavía se despide con un "te amo", una hermana deshermanada que sabe bien que de Andy y de Hank no se puede esperar nada, una esposa hueca que no puede llenar una vida vacía, oficinas en las que nadie trabaja, ausencia total de pasión, de amor, de arte, de belleza. Y mucha droga y mucho alcohol para olvidar...
Un film inclemente con actuaciones maravillosas.
Gracias por recomendarla.
Un beso.
Lili

Anónimo dijo...

Pensaba que en la tragedia clásica no se mataba por dinero. Es que en eso precisamente consiste la diferencia . En eso el mundo ha cambiado. Aquí se mata por el "status" que es lo que decide a esta pareja de hermanos a robar para satisfacer necesidades generadas por la misma sociedad que les exige no ser "perdedores"- expresión de la hija- en un mundo competitivo. Estos son los valores que han mutado y que Lumet señala en narración impecable. Martha S.