jueves, 30 de agosto de 2012

Pequeños



"¿Qué son los seres vivos, comparados con la 
perdurable intensidad de los simples objetos?"

John Banville  
("El mar")


La imagen pertenece al film M/Other, de Nobuhiro Suwa.

martes, 28 de agosto de 2012

La fuga


Por Diego Capusotto*

Detrás del chiste hay una huida. Una realidad paralela que necesitás crear. Me parece que si no te reís, te morís en poco tiempo. Si no te reís, no hay nada para hacer. Ya de chico era de parodiarme, ver esto que soy. La risa deviene del juego. Yo me juntaba con mis amigos y no hacía más que desvirtuar la realidad. Lo hacés para huir de los mandatos, para desbordarte. La realidad te aburre. Hay algo mecánico de la rutina que necesitás liquidar.

*Fragmento de una entrevista publicada en el diario Clarín (26/08/12). Ir al texto completo.

martes, 21 de agosto de 2012

Luz, cámara... frío y barro


Por Krzysztof Kieślowski*

Hacer cine no significa público, festivales, reseñas, entrevistas. Significa levantarte cada día a las seis de la mañana. Significa frío, barro y tener que cargar luces pesadas. Es algo que te destroza los nervios y llega un punto en donde tenés que dejar a un lado todo lo demás: familia, emociones, vida privada. De acuerdo, los maquinistas, los comerciantes y los banqueros podrían decir lo mismo, y tendrían razón, pero yo escribo aquí sobre mi trabajo. Tal vez ya no debería seguir haciendo esto. Estoy llegando al final de algo esencial para un director de cine: la paciencia. No tengo paciencia con los actores, ni con los iluminadores, ni con el clima, ni con los tiempos muertos. Y a la vez no puedo permitir que todo esto se note. Es un gran esfuerzo ocultar mi impaciencia frente al equipo técnico, si bien creo que los más sensibles saben que no me agrada este aspecto de mi personalidad.

Hacer cine es lo mismo en todo el mundo. Me dan un rincón en un pequeño estudio; hay un sofá, una mesa, una silla. En este interior de mentira, mis severas instrucciones suenan grotescas: ¡Luz! ¡Cámara! ¡Acción! Una vez más me tortura la idea de que lo que hago es insignificante. Hace unos años el diario francés Libération preguntó a un grupo de cineastas por qué hacíamos películas. Yo me destaqué porque di la respuesta más corta: Hago películas porque no sé hacer otra cosa.

* Fragmento del libro Kieslowski on Kieslowski, Danusia Stok (ed.) (Ed. Faber and Faber, Londres, 1993).

La imagen pertenece a El aficionado (Amator, 1979), un notable film del realizador polaco.

viernes, 17 de agosto de 2012

Azulejos



“La felicidad era diferente en la infancia. Entonces se trataba tan solo de acumular, de coleccionar cosas –nuevas experiencias, nuevas emociones- y aplicarlas como si fueran relucientes azulejos en lo que algún día sería el maravillosamente acabado pabellón del yo. Y la incredulidad, eso también era parte importante de ser feliz, me refiero a esa eufórica incapacidad de creerte del todo tu buena suerte. Ahí estaba yo de repente, con una chica en mis brazos, al menos figuradamente, haciendo lo que hacían los adultos, dándole la mano, besándola en la oscuridad, y cuando la película hubo acabado separándome de ella, aclarándome la garganta con grave cortesía, dejándola pasar primero bajo la pesada cortina que hacía de puerta para salir al sol impregnado de lluvia de la tarde de verano. Yo era yo y al mismo tiempo otro, alguien completamente distinto, alguien completamente nuevo.”

John Banville
(Fragmento de su novela El mar. Ed. Anagrama, 2006)

En la imagen: Super 8, film dirigido por J. J. Abrams.

lunes, 13 de agosto de 2012

Esas otras campanas


Hace poco la revista británica Sight & Sound difundió los resultados de la famosa encuesta que cada diez años intenta determinar cuáles son las mejores películas de la historia del cine. En la votación participan centenares de especialistas de todo el mundo. Cada uno elige diez títulos, y a partir de la suma de puntos se establece un ranking con las 50 películas más votadas. La novedad, este año, es que Citizen Kane, de Orson Welles, fue desbancada de la cumbre de la lista por primera vez desde 1962. Le ganó Vértigo, film de Alfred Hitchcock estrenado en 1959. 

Se discute mucho, y me parece bien que así sea, sobre la utilidad de estas listas, sobre la posible "fosilización" de ciertos criterios de selección, sobre los nombres que sobran y los que faltan, etc. En lo personal no me interesa demasiado entrar en ese intríngulis. Simplemente, tomo estas listas como barómetros y guías. Me gusta bucear entre las votaciones de los críticos que admiro y anotar ciertas rarezas que me intrigan, así como recordar y hacer los deberes frente a tantos títulos imprescindibles que aún tengo que ver.

Por supuesto, siempre sorprenden los grandes que no están. Luis Buñuel es uno de los ausentes dentro del ranking de las mejores cincuenta. Por eso escribo este post, con la excusa de recomendar una obra maestra del cineasta español que se verá en breve por televisión, y de paso compartir un pedacito de un texto de Daney que me encanta.  

Este viernes 17 de agosto, a las 23.50, el canal de cable INCAA TV emitirá Él, película de 1952 protagonizada por Arturo de Córdova y Delia Garcés.

Por Serge Daney*

El deseo no es la clave del orden social, sino que tiende a la sociedad un espejo surreal en el que ésta se reconoce. El deseo es una forma, la pulsión una energía de fondo. Nunca se prestará suficiente atención, tratándose de Buñuel, a estas pequeñas palabras: deseo, pulsión. 

Pero un film como Él, con su nitidez clínica y sus zonas de sombras a pleno día, testimonia que tampoco para Buñuel la cosa fue fácil. Ni fácil de vivir, ni fácil para hacer con ella un film. Antes de ser sabio, antes de tejer unos con otros los sueños y alucinaciones de la burguesía, antes de encontrar en ésta un "discreto encanto", tuvo que terminar este autorretrato. En Él, el misterio no está en el celoso delirante (el "caso" es claro), sino en la buena sociedad que lo rodea y que no quiere ver ni saber nada de aquello que nosotros vemos y sabemos. El padre Velasco (o la propia madre de Gloria), ¿es solamente un hipócrita dispuesto a todo para evitar el escándalo? Nada impide pensar que se trata ante todo de un idiota, y que en ese momento de su vida, Buñuel sintió la tentación de oponer -a la manera de Molière, pero de un Molière que hubiese leído a Sade- los imbéciles a los delirantes, con una neta preferencia por estos últimos.

* Fragmento de una crítica publicada en la compilación Cine, arte del presente. (Santiago Arcos editor, Buenos Aires, 2004).

La encuesta de Sight & Sound aparece publicada aquí.

sábado, 4 de agosto de 2012

Partidos


Filosofía Olímpica

Por Luis Gruss*

Miro distraidamente un partido de tenis olímpico (ese donde ganó la imbatible y divina Serena Williams contra la rusa Sharapova) y escucho una linda frase del periodista a cargo del relato. En la vida hay tres partidos, dijo el hombre. El que sueñas, el que juegas y el que deberías haber jugado. Una linda frase de verdad. Yo, sólo para molestar, añadiría un solo partido más. Es el que perdimos y deberíamos haber ganado. ¿Quién se salva de este último? ¿Quién?

*Texto publicado en el blog Suspendelviaje, al que pueden acceder aquí.

viernes, 3 de agosto de 2012

Cine latinoamericano en la sala Lugones

Con el título Cine Latinoamericano, hoy, comienza el próximo lunes un ciclo organizado por el Complejo Teatral de Buenos Aires, la distribuidora FiGa Films y la Fundación Cinemateca Argentina. La muestra, que se extenderá hasta el domingo 12 de agosto, incluye ocho largometrajes y tres cortos que dan cuenta de la vitalidad y diversidad del cine producido en la región, con títulos provenientes de México, Bolivia, Chile, Brasil y la Argentina.

El ciclo se completa con una retrospectiva integral dedicada a Nicolás Pereda, uno de los realizadores más notorios del nuevo cine mexicano que incluye sus cinco largometrajes estrenados a la fecha.


Programación:

Lunes 6
Riscado, de Gustavo Pizzi (Brasil, 2010)
A las 14.30 y 19.30
De jueves a domingo, de Dominga Sotomayor (Chile/Holanda, 2012)
A las 17 y 22

Martes 7
Los viejos, de Martín Boulocq (Bolivia, 2011)
A las 17 y 22 horas 
¿Dónde están sus historias?, de Nicolás Pereda (México/Canadá, 2007)
Entrevista con la tierra, de Nicolás Pereda (Corto - México/Canadá, 2008)
A las 14.30 y 19.30

Miércoles 8
El cielo sobre los hombros, de Sérgio Borges (Brasil, 2011)
Plaza Walt Disney, de S. Oliveira y R. Pinheiro (Corto - Brasil, 2011)
A las 14.30 y 19.30 
Juntos, de Nicolás Pereda (México, 2009)
A las 17 y 22

Jueves 9
Zoológico, de Rodrigo Marín (Chile, 2011)
Pude ver un puma, de Eduardo Williams (Corto - Argentina, 2011)
A las 17 y 22 
Perpetuum Mobile, de Ncolás Pereda (México/Canadá, 2009)
A las 14.30 y 19.30

Viernes 10       
Viajo porque debo, vuelvo porque te amo, de K. Aïnouz y M. Gomes (Brasil, 2009)
Noelia, de María Alché (Corto - Argentina, 2012)
A las 14.30 y 19.30 
Todo, en fin, el silencio lo ocupaba, de Nicolás Pereda (México, 2010)
A las 17 y 22

Sábado 11

Mírame de nuevo, de K. Goifman y C. Priscilla. (Brasil, 2011)
A las 17 y 22
Verano de Goliat, de Nicolás Pereda (México/Canadá/Holanda, 2010)
A las 14.30 y 19.30

Domingo 12
Los últimos cristeros, de Matías Meyer (México /Holanda, 2011)
A las 14.30 y 19.30.
Riscado, de Gustavo Pizzi (Brasil, 2010)
A las 17.
Viajo porque debo, vuelvo porque te amo, de K. Aïnouz y M. Gomes (Brasil, 2009)
Noelia, de María Alché (Corto - Argentina, 2012)
A las 22 

Las funciones se realizan en la sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Av. Corrientes 1530) - Las entradas cuestan 20 pesos (10 para estudiantes y jubilados que tengan credencial del complejo).

Para más detalles sobre el ciclo y las películas, ir a la web del teatro.

jueves, 2 de agosto de 2012

Las cosas que nos elevan


Por John Cassavetes *

Me rebela que la gente me diga: “Usted hace films intelectuales”. No soy un intelectual, mi film preferido es Ángeles con caras sucias. Recuerdo haberlo visto cuando era chico: he llorado. Era un gran film, muy enigmático. Cagney era condenado a la silla eléctrica y no se sabía si era un cobarde o un héroe. Tener una filosofía es saber amar, saber qué hacer con ese amor, y conocer la importancia de las amistades y de la permanencia. Todos los films que nosotros hemos hecho han sido, en cierta medida, la búsqueda de una especie de filosofía al uso de los personajes del film. Es por eso que tengo verdadera necesidad de que los personajes analicen al amor, lo discutan, lo asesinen, lo destruyan, se hagan daño, lleven una guerra a fondo, en esta polémica de palabras y esta polémica de films que es la vida. Del resto, me importa un bledo. ¡Todo lo que me interesa es el amor! La falta de amor. El fin del amor. Y el dolor que causa la pérdida de las cosas que nos elevan y de las que tenemos realmente necesidad.

* En el artículo John Cassavetes por él mismo, que recopila fragmentos traducidos por Eduardo Baird tomados del libro John Cassavetes (Ediciones L’Etoile, Paris, 1992).