miércoles, 17 de marzo de 2010

El blog en su temporada 2010

Le comenté a un amigo que necesitaba empezar a vincularme de otra manera con el blog. Una vuelta de tuerca para poder mantenerlo y disfrutarlo sin sentir que es el último orejón del tarro dentro de mi (absolutamente destartalada) rutina. Mi amigo me sugirió que arrancara nomás, que lo hiciera sin anuncios, o sea, sin esto que intento bosquejar acá. Porque se supone que en un blog no habría que dar tantas explicaciones: se postea o no se postea, y punto. Pero yo insistía en buscar una etiqueta nueva que pudiera resumir todas esas impresiones sueltas que me generan las películas. Porque al cine lo adoro, lo pienso y lo vivo cada día con menos certezas, más preguntas, más ansiedad... pero, ¿acaso esto le importa a alguien? ¿Es que acaso no estamos ya bastante perdidos en medio de tantas palabras?

Recordé entonces lo que plantea José Pablo Feinman en La filosofía y el barro de la historia: “El Homo-Net es un navegante de la nada. Navega dentro de un significante tan saturado que es, en definitiva, un significante vacío para hombres vacíos, dado que la materia para dar contenido a sus vidas está en otra parte, no en la Red.”

En otro lado también dice que “Internet despolitiza y deshumaniza todo”. Feinman se arrima a los extremos para provocar. No vamos a discutir acá los vicios y virtudes de Internet. Pero es indudable que la Red no representa la Nada para quienes tenemos intereses. Basta acotarnos a un solo ejemplo dentro del cine: Internet permite el acceso directo a infinidad de películas que hasta hace poco tiempo eran inhallables. Es ilimitado lo que podemos ver, leer, curiosear, descubrir, compartir. Los hábitos de consumo cambiaron para siempre. Me parece un hecho extraordinario, salvo cuando temo que el cine quede reducido a una experiencia demasiado solitaria, una tenue epifanía de covacha luego traducida en esas arengas autistas que suelen poblar los “debates” en los comments de los blogs. Este aislamiento acrítico es lo que Feinman cuestiona. Estamos de acuerdo: la vida está en otra parte. La política está en el encuentro.

Justamente, creo que en gran medida sigo en este barco porque a muchos de ustedes los conozco en persona, más allá de la burbuja virtual. En este sentido, cualquier película resulta buena como excusa, incluso la más fallida, siempre que nos permita participar en ella con un "combate de pensamientos” (en términos de Badiou). O como dice otro señor por allí, lo que debemos recuperar son las ganas de “habitar, vivenciar, dialogar con ese universo diverso e infinito del arte”. Es una militancia.

Parafraseando a Lennon, muchos blogueros podríamos afirmar que la vida es eso que pasa mientras le damos vueltas y vueltas a un post que jamás publicaremos. Así que me obligaré a cortar esta cinta de Moebius por donde sea, porque de lo contrario me atoraré en la mera intención. Que salga lo que salga. Lo viejo y lo nuevo. Palabras en cataratas o en gotitas. Escenas, personajes, rodeos, obsesiones, arbitrariedades, éxtasis, decepciones, recomendaciones varias. Revelaciones, dudas, especulaciones. Junto con lo inevitable: la poesía, las lecturas, las citas y las canciones. Los sentires se tornarán compulsivos. O acabarán desordenados.


Me gustaría seguir a Santiago Kovadloff cuando establece que el arte "recuerda lo que muchas veces se quiere olvidar. Detrás de la indiferencia aparente con que se lo acoge, está la poderosa inquietud que despierta. Si se lo abandona a la subestimación no es porque ya nada nos diga sino porque hoy resulta particularmente difícil soportar lo que nos dice."

Una vez más: gracias por estar ahí.

8 comentarios:

Dialoguista dijo...

"Lo viejo y lo nuevo. Palabras en cataratas o en gotitas. Escenas, personajes, rodeos, obsesiones, arbitrariedades, éxtasis, decepciones, recomendaciones varias. Revelaciones, dudas, especulaciones. Junto con lo inevitable: la poesía, las lecturas, las citas y las canciones. Los sentires se tornarán compulsivos. O acabarán desordenados"
Pero autentico, los pensamientos desordenados, hablan a veces, mucho más de los que ordenamos con esmero. En el "arte" y ejercicio de filosofar y pensar todo aquello que el arte nos transmite, siempre hay desorden, es el punto clave, de todo sentimiento, y crecimiento.
Saludos!!!

Anónimo dijo...

Carolina, es la primera vez que te envío un comentario y sin embargo, desde hace bastante tiempo leo y miro tus posts. Y claro, inmediatamente me veo atravesada por sentires y opiniones, que no te comunico, pero que dejo sueltos para que dialoguen y se reproduzcan. ¿Sería acaso diferente si te leyera en un libro?
Al principio, creé una carpeta para incluir tu blog y la llamé "Sitios inspiradores". ¿Hace falta decir algo más? Tal vez, simplemente que ahora tu blog ya está en la barra de herramientas de mis marcadores, bien a mano.
Me alegro por tu constancia, también por tu necesidad de cambio. Me alegra que sigas publicando, en tanto desees hacerlo. "Que salga lo que salga", que sale bien.
Patricia

Andrés dijo...

Aquí estaremos entonces, Caro, esperando que salga lo que salga. Que podrá ser mucho o poco pero siempre será interesante. Un placer leerte.

Un abrazo

Caro dijo...

Muchísimas gracias a todos por el cariño.

Eleonora Eberle dijo...

Lamento decirte, querida amiga, que todas esas dudas y ambigüedades tienen que ver con crecer, con hacerse "grande". Por lo menos yo cada vez tengo menos certezas. Mis clases están plagadas de mis propias preguntas, de mis incertidumbres y desde esas preguntas está bueno pensar el mundo con los otros.
En cuanto al fenómeno internet, ya a esta altura, por mi experiencia, la de mis coétaneos y la de los jóvenes que me rodean, creo que es otro espacio muy válido para los que quieren comunicarse.También, por supuesto es una herramienta para evadirse como el consumismo, la televisión, etc.Cada uno lo usa como quiere o como puede.
Me encanta tu blog. Lo disfruto mucho. Me identifico con tus sentires y quiero seguir leyéndote y aprendiendo de tu avidez.
Un abrazo. Lili

Roval dijo...

Brindo por esta ruptura/continuidad... o por lo que sea que es. Brindo por tu celebrable salud emocional.
Saludos y adelante!
Roval.

Edith dijo...

Carolina,quiero que sepas que ese conjunto de sentires expresados en tu blog son los que provocan que lo visite/ te visite casi a diario. Una vez te lo escribí y hoy lo vuelvo a hacer. Es una necesidad mía saber tu opinión sobre las películas, ver fotos leer poemas. Recorro el camino que invitás a transitar, lo busco, tomo atajos en otros sitios, anoto sugerencias, armo el itinerario sabiendo que siempre voy a encontrar algo con valor estético.Que siga fluyendo espontáneo. Gracias también a vos por estar ahí.

Caro dijo...

Los mimos hacen muy bien. ¡Gracias!